Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

miércoles, 8 de abril de 2009

EL NOVENO CUENTO DE LA LUNA OSCURA: EL VIEJO COMPOSITOR Y LA LUNA





En aquella noche, la luna fue llamada por el viejo compositor.

Llevaba días sin componer, y ante el vació de sus manos arrugadas, decidió llamar a su musa blanca.

Mientras esperaba su llegada, comenzó a recordar su juventud y el instante en que se fascinó de ella, y le entregó todo el amor que sentía en cada melodía escrita. Recordó la primera noche, en la que faltándole la inspiración, miró a través de la ventana y contempló como la dama blanca iba coronando la noche en su oscuridad.

Mientras contemplaba esa coronación rogó que aquella reina alba se acercara a él, y tanto rogó que la luna no pudo más que aproximarse a aquel joven que tanta inquietud albergaba, sintiendo primero su ruego, y luego su dicha cuando su resplandor rozó las manos de aquel músico.

En la calidez de ese recuerdo, el anciano comenzó a tocar con su piano la melodía compuesta aquella noche ante la luna, sintiendo el atisbo de un deseo que, en su vejez, apenas ya recordaba.

Esa primera noche sintió como la luna desnudaba su alma a cada nota que iba naciendo, a cada nota que componía para tratar de acariciarla. Y en el sentir de las caricias, la luna blanca exhaló amor, un amor acompasado por la hermosa música que salía de aquellas manos.

Esa noche le perteneció por completo a ambos, a sus caricias y exhalaciones, y su fruto: La Primera sonata de Luna.

Desde ese momento el compositor se sumió en una vida de reconocimiento, todo el mundo quería conocer al compositor de tan maravillosa música, y entregado a esa vida fácil, se fue encontrando cada vez menos con su musa blanca, hasta que agotó la magia que ella le había otorgado en sus encuentros.

Ahora, se veía así, viejo, esperando a la que lo fue todo, esperando recuperar su gracia para crear su última sinfonía, porque en el final de sus días ya nada le quedaba.

Y nuestra luna, la que ya conocéis, aquella que lo sabe todo, esa noche lucio su brillo más pálido, y sintiendo la llamada de su músico, acudió muy lentamente a él, mientras escuchaba sus recuerdos en aquella composición que hacía tanto que no escuchaba, llenándose de una nostalgia triste que oprimió su corazón.

Cuando el compositor la vio aparecer sus manos cambiaron sus formas y comenzó a tocar algo nuevo, una música que consiguió que la luna en su acercamiento a él, llorara lágrimas de plata.

Y antes de que llegará a aquella ventana, la música cesó, y tras el cristal, se encontró las manos muertas de su amigo, y con su eterna dulzura elevó con ella la sinfonía desconocida de un perdón mientras sus lágrimas iluminaban el cielo oscuro.


25 comentarios:

  1. Precioso cuento. Mas que un cuento parece un poema en prosa delicado, nostalgico repletos de sentimientos. No te diré que me ha gustado pues es mas que eso. Creo que es uno de tus mejores reñatos; comedido y con un ritmo que atrapa desde sus primeras palabras. Me recordó su historia una novela que leí no hace mucho con satisfacción plena ' El pemnúltimo sueño ' de Ángela Becerra, si no lo has leido te lo recomiendo. BESOS

    ResponderEliminar
  2. Precioso y musical cuento...que nunca te deje de inspirar tu Luna.

    (Ya veo que tu "cabecita" ya está totalmente "despejada" jajaja...)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Anita...te has superado a ti misma.
    Me has dejado alhelada, una historia preciosa, triste...con un sentimiento puro.
    Y para colmo me pones la sonata Luz de luna.
    Buen comienzo de miercoles.
    Un abrazo querida amiga, te quiero un monton.
    Creo que ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  4. Ana, qué historia tan conmovedora, pura y bella, con un encanto especial.
    Me he metido completamente dentro de la historia del compositor y su musa, la luna.
    Muy bien narrada. Me ha encantado.
    Y ya para que hablar de la Sonata...

    Un cálido abrazo de Noah.

    ResponderEliminar
  5. Pedazo de historia niña!!! Me gustaaaaa,si es que tienes un arte... me has dejao... que no sé ni qué decirte...jajajaja, Por cierto no se porque pero ayer no podia dejarte ningún comentario asi que me voy a la entrada anterior a comentarte..jajajaj

    Muchos besos, que nos vamos a la isla... con el Loco...jajajajajja

    Muaaaaaaaaaaaaaak

    ResponderEliminar
  6. Hola cielo no tengo palabras para describir este cuento es bellismo me guto mucho es un placer siempre visitar tu blog y leer tus cuantos
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  7. Hola ANA, tu cuento es música celestial para los oídos, dulzura para el alma y placer para los sentidos.

    Tu cuento es poema en prosa. Te felicito

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. El cuento es una maravilla, una auténtica joyita, pero ya es que lo rematas con la sonata "Luz de Luna" que es el summun, perfecto, me ha encantado leer y oir: Disfrutar. Besotes!!

    ResponderEliminar
  9. Precioso como siempre.
    Muchos besos y disfruta de estos días.

    ResponderEliminar
  10. delicado y sutil,me gusto mucho,lu luna es musa aunque no quiera,su belleza deslumbra,como tu encanto.un beso cielo.

    ResponderEliminar
  11. Que linda forma de escribir.

    Me gustó el pensamiento con tanto sentimiento.

    La Luna es mágica.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Nunca es tarde para volver a recordar una melodñia o un sueño. precioso relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Ainssss Ana que bonito..te vas superando en cada cuento, ya no puedo vivr sin tus cuentos me llenan el alma de ese amor a la luna tan dulce y hermoso...de verdad que escribes muy bien mas diria yo escribes de lo bueno lo mejor y de lo mejor lo unico, como eres tu Ana UNICA....TE MANDO MUCHOS BESITOS TE QUIEROOOOOO

    ResponderEliminar
  14. Hola te mando muchas felicidades en estas pascuas junto a todos tus seres amados.Con cariño y te espero como siempre en mi peregrinaje.

    ResponderEliminar
  15. A.L.O....MAGNÍFICO!!!!...Y el final me parece impresionante...Chapeau compañera!!!!

    Besitos niña

    ResponderEliminar
  16. la luna magica inspira cosas muy bonitas como tu cuento, pasaba a despedirme , me tomo unos dias y queria desearte un feliz pascua.-

    ResponderEliminar
  17. Simplemente magnífico..

    Muxus

    ResponderEliminar
  18. TU SI QUE ERES ESPECIAL MI NIÑA
    TUS HISTORIAS NOS EMOCIONAN
    Y HACEN SENTIR DIFERENTES SENSACIONES
    TRISTESAS..RISAS
    TRANSMITES MUCHO
    Y ESTOY FELIZ DE SER
    TU AMIGA
    Y DE FORMAR PARTE DE TI


    Ser amigo es compartir con el otro su felicidad y su tristeza
    es comprender cuando el otro se equivoca
    es servir al hermano que vemos en necesidad
    es dialogar con quien camina en el error para encontrar juntos la verdad
    es admirar lo que hemos visto de lindo en cada ser
    es olvidar la ofensa cometida habiedo dado y recibido perdon a tiempo
    es persuadir sobre lo provechoso del bien
    es gozar, dando gracias siempre
    es amar y permanecer al lado del que nada espera
    es orar habiendo aceptado a dios en el alma.

    (NATALU ANTUNEZ)

    AMISTAD...NO SE MIDE POR EL TIEMPO
    QUE DURA...SINO POR LAS HUELLAS
    QUE DEJA

    GRACIAS ANA...
    DE TODO CORAZON
    QUE SIEMPRE SEA ABRIL
    EN TU CORAZON
    SIEMPRE FLORECIDO DE
    AMOR...Y TODOS ESOS BELLOS SENTIMIENTOS QUE DEJAS
    POR DOQUIERA QUE PASAS
    LuNa

    ResponderEliminar
  19. Qué preciosa historia... y siempre la luna inspirándonos con su magia... ¿qué tendrá?

    ResponderEliminar
  20. Un cuento realmente precioso, es un placer leerte e inevitable leer todas tus entradas. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  21. Hola Anita, queria decirte que en mi blog hay un premio para tí, porque te lo mereces, guapa.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. y mientras las notas

    rodeaban la cara oculta de la luna....

    un sí bemol escapó en un suspiro,

    derramando una lágrima de vida

    en las consumidas manos del destino

    transportando... a un palmo del suelo

    nuestras solitarias almas



    Nunca unas letras estuvieron tan a la altura de nuestro genial "sordo", ellas solas... tienen música propia.


    Besitos a la oscuridad de la luna

    jajajajaja

    ResponderEliminar
  23. Ana querida me haz conmovido mucho con esta historia,que bellaza la forma en que lo reñatas escribes maravillosamente,imaginé hasta la melodía y ví las lágrimas de plata,es un post excelente el que hiciste,te felicito!!!!!!!!!!un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Hola Ana...
    Que hermosura nos has regalado¡¡
    Una prosa poetica de primera y un acompañamiento musical impecable¡¡¡
    Un abrazo y Felices Pascuas¡¡
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  25. Más acertado no podía estar!!! Leiste la mente de varios al colocar el video de Beethoven!!! Gente como el solo puede ser inspirada por algo que solo viene del cielo!!

    Besos Ana!!

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.