Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

lunes, 20 de abril de 2009

EL CUENTO Nº13 DE LA LUNA OSCURA. EL BESO DE LA ESCRITORA



El día terminaba y la escritora se vio asimisma observando, desde su escritorio junto a la ventana, a su compañera. Y pensó en todas aquellas noches investidas por su luz mágica.

Noches que sabía que nunca podría olvidar porque formaban parte de lo que ahora era.

Fue su existencia la que inspiró muchas veces su mano, pero también lleno su corazón desde su primer encuentro, aquel en el que sintió que la dama blanca sería también su amiga y confidente, testigo de sus noches y de su vida, y no sólo su musa.

Viéndola allí, a través de los rosales, recordó la noche en la que la besaron por primera vez, regalándola un sueño de amor que hasta entonces no había soñado. Y la luna, que aquella noche salió juguetona y risueña, en un guiño, también lo recordó, y ambas sonrieron.

Fue una noche fría de noviembre en la que su amiga apareció completa en su esplendor, iluminando el camino en la ribera del río por el que paseaban.

Hablaron de ella, de la luna, y a la joven escritora se le llenó la boca confesando la pasión que le unía a ella y el sueño de escribir algo que lo reflejara.

Él, mientras ella hablaba, la contempló como si ella fuera la luna, y se sintió brillar para él.

Y fue la luna esa noche, y él la tierra que quería dejarse iluminar.

En un momento de aquel paseo, que tampoco olvidaría, la joven escritora sintió frío y él dándose cuenta le cogió las manos entre las suyas y acercándolas a su boca le entregó su aliento templado.

Y Sintió aún más frío, un estremecimiento que recorrió su espalda haciendo temblar sus labios.

Entonces, él movió los suyos para decirle "Te acompaño a casa". Pero ella no quiso que aquella noche terminara, y la luna le regalo un guiño, el primero, y en ese guiño, la escritora le pidió con vergüenza, al joven, que continuara el paseo.

Al reanudarlo, sintió como su mano estaba unida a la de él, y a través de su piel, el ritmo de un corazón que no sabía si era el suyo. Y la luna les siguió y escucho como, de nuevo, hablaban de ella.

Y sin saber si era el frio o la emoción, las palabras temblaron en los labios de la escritora.

Fue entonces cuando él se puso frente a ella, y acariciándola la cara le dijo "Esta noche tú eres mi luna, y no me cansaría de mirarte". Y de esas palabras nació un silencio que él sello con un beso dulce sobre los labios de la joven.

Un beso en el que le regaló la primavera en esa noche de invierno, haciendo desaparecer aquel frío.

Un beso que lo cambió todo, y que ante la luna, se convirtió en el beso que nunca olvidaría y el que la llenaría de dulce nostalgia.

Y saboreando el recuerdo, la escritora, frente a la ventana, vio como al despedirse de él y caminar hacia su casa quiso gritar a la luna, cantarla, llorarla, reírse con ella... y como antes de abrir la puerta sintió como la luna sonreía con ella. Y no necesito un espejo para mirarse y descubrir lo que había cambiado en esa noche, pues la luna se lo dijo.

Ese era el secreto entre la luna y ella. El secreto que las unió de por vida, pues desde ese momento la luna se convirtió en parte de ella misma.


33 comentarios:

  1. Qué bonito Ana!!
    Me encanta :)
    Siempre con la luna como testigo y compañía...

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Precioso, precioso. Tierno, intimista...Me he visto transportada en ese paseo.
    Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo este bonito relato. Me gustó muchisimo.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo. Arrebatador para todos los sentidos, para todos.

    Genial

    ResponderEliminar
  5. Cuantas veces se recordará...
    Cuantos Amantes frente a ella,
    romperán alguna vez la inocencia...
    Cuantas Dulcieneas nombradas a su luz...
    Cuantos Caballeros a su Sombra...
    Cuantas contaremos aún con nostálgia,
    cuantas reiremos sin mirarla....


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  6. Fue pura coincidencia. A lo lejos en el horizonte, tímida mirada de luna pálida se dejaba apenas ver cuando un golpe tímido en mi puerta silenciaron mis ensueños en la tarde vencida. Un ramo de flores esplendidas mitigaron miradas mas comprometidas. Entre nervios semicontrolados y poses de revistas, quedó posada mi mano entre sus dedos y al llegar sus lábios a mis nudillos dejé escapar un estremecimiento involuntario, preciso pero que guardo como tesoro entre mis recuerdos. Noche se anuciaba, Luna sonreía.

    ResponderEliminar
  7. Con un suspiro me dejas... ese sí es un bonito beso.

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. ainsss, qué bonito, niña... me tienes enamoraaaa y enganchada a tus cuentos..

    un besazoooo!!!

    ResponderEliminar
  9. Ummm, que bonito, ¿pero esto tiene una parte de real no?. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, y real.
    Bastante biografico, conociendote. Hay niña que lindos recuerdos, llenos de sentimientos.

    Un beso, te quiero!

    ResponderEliminar
  11. Antes que nada:gracias a ti!
    es una belleza este escrito,que comunión tan dulce con la luna,nuestra testigo de tantas noches,nuestra compañera,y es verdad que la luna se convierte en parte de nosotros,sabe de nuestras almas tanto,pero tanto!!!!....
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. La dulzura acompaña a todo tu relato mi linda amiga.
    Me ha encantado!
    Un beso desde los rayos del sol
    Noe

    ResponderEliminar
  13. QUE BELLO ESCRITO , ME QUEDE HELADA,TE DEJO UN FUERTE ABRAZO Y TE DESEO UNA LINDA SEMANA

    ResponderEliminar
  14. Q bello y dulce escrito, me encantó y como no , la luna, nuestra mejor confidente y la musa de muchos de nosotros.

    Quedé enmaorada de tu rincón, sin duda volveré

    Beso.

    ResponderEliminar
  15. niña que ya falta poco para el libro, me ha encantado, cualquier dia hay que pedirte autografos, te mando un besito preciosa

    ResponderEliminar
  16. Que belleza mi cielo me he sentido como luna enamorada...me encantan tus cuentos Ana que beso mas magico y con ese hechizo de luna maravilloso...te quieroooo guapisima

    ResponderEliminar
  17. "Pero lo reconozco, sí hubo un primer beso perfecto, que es el que yo intento recordar siempre, pero de ese, de ese, de ese, algún día os hablaré en mis cuentos."....

    Uuuuuuuummmmmmmm... Es este???? JO!!! Es que me has intrigado!!! JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAA...

    Besitoooooos

    ResponderEliminar
  18. Precioso beso, escritora :D de los que se quedan trenzados al pelo, pasen los años que pasen.
    Porque nos cambió la vida ¿verdad? la manera de mirar y la forma de ver.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  19. Me dejas asombrada con tus hermosos cuentos. Que te puedo decir cuando incluyes a la luna, refugio de los amantes que se dicen palabras tan bonitas, jamas se puede olvidar.
    Perdona mi tardanza pero no se si soy yo o algunos blog pero tengo problemas para entrar.
    Dulces sueños
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  20. un relato hermosoooooo si q me ha gustado..... ;)

    ResponderEliminar
  21. ´´´.´´´·:::::·´´´.´´´
    ,.•´¨`•.( -.- ).•´¨`•.,¸
    `•--•-¨( “)(“ )¨-•--•´
    Queremos amig@ estar a tu lado
    y brindarte todo nuestro apoyo.
    Queremos amig@ entregarte todas las estrellas,
    y que los destellos de cada estrella
    iluminen tus pasos para que no tropieces.
    Queremos llevarte a las nubes para
    que sequen tus lágrimas cuando estés triste.
    Queremos darte el Sol, para que tengas energías
    y alegría por todos los días.
    Queremos entregarte la Luna
    para que en las noches tengas felices sueños
    y que todos tus deseos se hagan realidad.

    Queremos desearte una excelente semana y agradecerte tu compañia en este tu blog, el Mundo Animal.
    Christian y Estrella.

    ResponderEliminar
  22. Me gustó la música que elegiste para acompañar ese texto tan bonito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. El beso que sello el eterno secreto del amo..

    muy bella..

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  24. una pasada Ana me ha encantado! ya te agregue al msn, haber si hablamos! un enorme beso amiga!

    ResponderEliminar
  25. Un saludo

    Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

    Atentamente,

    El Gato Negro

    ResponderEliminar
  26. Precioso relato y precioso paseo. La luna siempre tan enigmática, hace que personas tan sensibles como tú nos regalen estos relatos tan estupendos.
    Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

    ResponderEliminar
  27. Hola,gracias por tu visita..gracias a ella descubro tu blog..me temo me hare adicta a tus cuentos..

    Un besazo y feliz día

    ResponderEliminar
  28. Que bonito, no se como se te ocurren tantas historias donde meter la luna.

    Un beso.

    Por cierto, me ha dicho Juan q no puedes entrar en mi blog. Y nose pq, no tiene contraseña ni nada por el estilo. Y yo si puedo entrar en el tuyo.

    ResponderEliminar
  29. bueno... el cuarto intento ... a ver si tengo suerte y se publica de una vez...

    NIÑAAAA, ME TIENES ENGANCHADA A TUS CUENTOS
    ME ENCANTAS TU, LA LUNA Y TODO LO QUE ESCRIBES
    UN BESAZOOOOOO....

    ResponderEliminar
  30. Preciosa historia, Ana. Musa que se interna en el alma de quien espera ansioso su pertenencia. Cómo no inspirarse en la luna, cómo no sentarse a admirarla en su paseo nocturno y dejarle cuentos, poesía y prosa.
    Celebro que llegaras nuevamente cuando he cambiado ese post tan triste que casi te hace correr querida amiga.
    Y te dejo un abrazote y un besote también.

    ResponderEliminar
  31. Ana, gracias por haber visitado mi blog. Gracias a eso conocí el tuyo y me gustó mucho, en particular este relato de amor con mucha Luna. Vuelvo a leerte. Un beso

    ResponderEliminar
  32. La luna ,testigo de tantas cosas,un saludo

    ResponderEliminar
  33. Hubo un tiempo en el que Ella y yo sólo comunicábamos nuestro Amor a través de la Luna. Era maravilloso saber que, pese a la distancia, pese a la imposibilidad de vernos, ese vínculo mágico que nos unía se reforzaba siempre que ambos mirábamos a la Luna en un idilio compartido...

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.