Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

domingo, 12 de abril de 2009

EL CUENTO Nº 11 DE LA LUNA OSCURA. UN CUENTO OSCURO.







Murió en vida, y después de su muerte nació en el dolor; llenándose en su nuevo respirar de un deseo inagotable, que lo asolaba todo.

No fue fácil acostumbrarse al sufrimiento de ser, pero poco a poco con cada vida que arrebataba lo fue haciendo, asumiendo que sólo el encuentro con un sentimiento realmente puro y sincero, podría salvarle, y en su mundo ya no había seres puros.

Así se hizo con la noche, intentando abarcarla con su manto oscuro y viajando a través del tiempo. Y en el pasado de sus noches robó sus propios recuerdos, transformándolos en flechas negras con gotas de su propia sangre, flechas con las que fue matando en su presente la creencia de su propia salvación.

Cuando termino la venganza de su vida, se desterró en esa noche, y allí oculto, entre sombras, le encontró la luna, nuestra luna, que aquel día lucio cegadora sus alas blancas.

En su vuelo de cristal fijo su mirada en los ojos de él, y no vio nada más, sintiéndose atraída sólo por la maldad de su alma y sintiendo el despertar en ella de un miedo extraño y confuso.

Y es que en él se inició de nuevo su deseo de venganza, pues en esa muerte olvidó lo que era la belleza, y no reconociéndola ante él, deseo herirla en su blancura, como nunca había deseado herir a nadie. Así, se arrancó una flecha de su pecho y la lanzó con sumo acierto, clavándose hondamente en la luna e hiriéndola de muerte.

La luna sólo sintió la herida y como de ella brotaba sangre de plata blanca como ella misma, y pensó que por fin esa noche liberaría su dolor y miró, como puro amor, al ser oscuro, y él se acercó a ella para consumirla más.

Pero al probar su sangre se envenenó de magia, y sintiendo la muerte de la luna en su boca, y sintiendo el sabor de sus mil deseos oscuros, quiso sentir la vida de nuevo.

Cuando la luna empezó a desvanecerse dentro del deseo oscuro de su propia liberación, aquel ser la tomo en sus brazos, y sintiendo la piel fría de la luna como la suya propia, la beso suavemente en los labios, respirando sobre ella cada gota de sangre derramada.

Y en el placer de ese beso se sumergió en ella, tapando la herida con su propia muerte, con su propia vida, y en su entrega final volvió a nacer en el interior de la luna.

Y en su renacimiento, la luna murió un poco más, porque no había logrado alcanzar su sueño.







29 comentarios:

  1. Ana...Que bonito...Me ha encantado.
    Muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
  2. genial mi niña , es precioso, un besito cielo ,hoy te as superado

    ResponderEliminar
  3. Diossssss!!!!...que lindo cuento Anita!!

    Me ha gustado mucho, pero que tristeza, esa luna oscura, sufriendo por la herida de muerte del amor.

    Un besito muy grande, mi luna bella.
    Sabes que te quiero, y que estoy aqui para lo que me necesites.

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo. Un beso. milagros

    ResponderEliminar
  5. La venganza es cruel... pero en este cuento, no ha conseguido hacerle sombra a tu Luna.
    Impecable como siempre.

    Besicos, de semanita mucho más animada.

    ResponderEliminar
  6. Tu tenias que haber sido del signo de cancer porque la luna te afecta, y como te afecta. De donde sacas estas historias? (si ya se de tu cabecita). Un bso.

    ResponderEliminar
  7. Bellisimo a sido un cuento precioso.

    Un besito con cariño.

    ResponderEliminar
  8. Ana gracias por tan hermoso cuento
    Un beso linda!!
    Noe

    ResponderEliminar
  9. triste final...pero que bonito relato, disfruté mucho...

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Y te vas saliendo cada vez más y más en tu forma de contar hasta hacernos sentir luna...
    Siento no haber estado, ha sido una temporadita algo complicada, pero, te he leído, y eso de pasar de San Sebastián a Santander... no sé eh ¿te vas a perder Bilbao? yo no lo haría, pequeña :D

    Un beso descomunal.

    ResponderEliminar
  11. Tu relato me ha recordado una imagen...Has visto alguna vez una luna roja?...Niña...te superas cada día más...Me ha encantado.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Te ha dado como a mi con los vampiros jejeje si es que son fascinantes y si encima se enamoran de la luna es el no va mas...me encanto el cuento mi lunita, es precioso como tu....besitosssss tiernos

    ResponderEliminar
  13. Hola cielo como siempre me gusto mucho tu cuento
    un beso de Luna
    feliz semana

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Y en su renacimiento, la luna murió un poco más, porque no había logrado alcanzar su sueño.

    Un precioso cuento con un final redondo como la luna llena.
    Siempre es un placer leérte. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Llenaste de imaginación y buenas imágenes esta historia. Me gustó. Te felicito.

    ResponderEliminar
  17. Ana te he dejado un premio en mi Universo...besitossss

    ResponderEliminar
  18. Hola amiga,tu entrada muy buena como siempre acostumbras es muy lindo visitar tu casa,sabes que te espero como siempre en mi blog,yo estare pasando siempre por aqui,te mando un abrazo muy grande y mucha luz para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  19. Ana, Tus cuentos de la luna, nos llevan a la luna. ¡A tus lunas llenas de encanto!

    Vos sois un sol
    Abrazo

    ResponderEliminar
  20. ¿?¿?

    eso no es malo, todo lo contrario
    te pido mas,
    jijij

    ResponderEliminar
  21. Hola cielo tienes un premio en mi blog de poemas
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  22. genial =)
    me ha gustadO mUchO!!!

    Un abrazO enOrmeee hErmOsa!

    ResponderEliminar
  23. MUY BONITO CUENTO, FELICITACIONES.

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  24. Una venganza llena de la hermosura de la luna.. muy bello felicidades!!

    ResponderEliminar
  25. No me extraña que te lea tanta gente Anita, es que cuentas con un angel especial, si uno es bonito, el otro es más.
    besucos

    ResponderEliminar
  26. Qué lindo pero triste cuento, así lo he vivido o será que estoy de capa caída?
    Un beso
    Noe

    ResponderEliminar
  27. Gracias por tus susurros y risas, dejan una sensacion de que algo se esta moviendo en el aire.
    Saludos
    MA

    ResponderEliminar
  28. Ana, no sé si te lo he dicho alguna vez, pero tienes una narrativa excelente. ¡No lo dejes!
    ¡Muac!

    ResponderEliminar
  29. Huy!!! Ahora si que diste en el clavo!!! Uniendo la belleza de La Luna con los Vampiros!!! Creo que es casi perfección!! Seres oscuros ambos!!

    Un abrazo Ana!!

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.