Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

lunes, 31 de enero de 2011

COLORES. GRIS.




Recuerdos en gris…

Fotografías que a pesar del paso del tiempo aún conservan, en su impresión perfecta, aquellos momentos.

Contemplando aquel retrato, siento como despierta la añoranza de una época que creí perdida, y como se despereza el respeto porque ayer quedó demasiado lejos. Pero no, no se perdió en el olvido y hoy perpetúa mi memoria y forma parte de mí.

Como cartas de amor perfumadas, siempre trato de buscar su olor para evocarlo. Los instantes pasados tienen la memoria de aromas.

Tengo un libro que apresó en sus palabras el polvo de una eternidad. Cada día procuro no desgastar sus hojas marchitas, no derrochar esas valiosas partículas para que no acaben condenadas bajo lápidas de mármol frío.

No me entristece que el cielo se llene de nubes plomizas enturbiando la luz de mis días, pues mi gris es claro y limpio.

Tampoco me inquieta la niebla que aún hoy, en algunos amaneceres, me despierta tratando de enturbiar mi alma, pues mi gris es también sensatez.

Y, sin embargo, hay noches que soy yo la que crea extrañas formas grisáceas, inundando mi contorno de humo.

Mientras saboreo su gusto, dejo que mi mente divague y floto con él sin cerrar del todo los ojos, pues entre el blanco y el negro, en esta tierra de nadie, temo perder mis alas oscuras y mi aliento nacarado.

Siempre existieron personajes grises envueltos en la convicción de que pasarían desapercibidos, pero todos sabemos de su existencia. Algunos, con ahínco, trataron de enfundarse en colores chillones y no hicieron más que provocar su propio espanto. Sólo los que realmente cayeron en la aceptación de su propio color fueron los recordados.

Yo no sé cómo será el recuerdo de mi propia persona, pero de algo estoy segura, que cada segundo de mi vida exploto en partículas, como mi libro, que flotan a mi alrededor y que trato de no perder aunque el tiempo intente alejarme de ellas.

A veces me pregunto si alguien captura las que no consigo recordar. Hoy creo que el pasado tiene forma de mujer y alrededor de su cuello porta un collar de perlas grises.

¿Un cuento para el recuerdo? Quizás lo escriba mañana.




Safe Creative #1103028614248

20 comentarios:

  1. Excepcional proceso el catalogo de la mente y sus subterfugios…tantas lagunas como días en la existencia.Somos parte luz y parte sombra...Abrazos amigables en positivo, de matices grises

    ResponderEliminar
  2. "Hoy creo que el pasado tiene forma de mujer"

    Me ha encantado esta frase. Así lo siento yo todos los días. El gris combina con casi todos los colores. Las partículas danzan por todo el espacio que llenamos con nuestro ser.

    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  3. Ya veo que los colores y los cuentos es lo tuyo, haces que el gris, un color apagadillo, sea hermoso con tus palabras.Serás un recuerdo gris envuelta en rosa y tendrá forma de gran mujer.
    Esto último que te he dicho es un piropo, no sé si me ha salido muy bien, jejejeje.

    Petons

    ResponderEliminar
  4. El gris es uno de mis colores favorito.Me encantó,esta entrada.
    Besos Ana.

    ResponderEliminar
  5. El gris es un bello color (demonizado por los demonios blancos)....Tu collar de perlas tiene el color del tiempo

    mi beso

    ResponderEliminar
  6. es suave...ni blanco ni negro...intermedio

    me encantó niña...ese pasado con forma de mujer...realmente hermoso

    Te felicito!!

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  7. Que bello corazon me encantan de verdad
    un beso

    ResponderEliminar
  8. Con lo gordo que me cae el gris y tu lo vuelves maravilloso con la magia que te caracteriza para "contar" tus cuentos, mis saludos

    ResponderEliminar
  9. The blog is very good!
    Congratulations!
    http://nelsonsouzza.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Dejo mis pinceles quietos. Unos pasos atrás y entorno mis pestañas, me hago a la idea de saber como debieran ser las otras miradas. Los empastes sobre la paleta aun permiten últimos acopio de color por los entresijos de filamentos vencidos por el uso. Pero la vida como el amor se me escapa y solo me espera la resignación de haber dejado manchado de gris mi sobrenombre…

    Inspiration: (Moulin Rouge: John Huston: 1952)

    Vale... esta mañana temprano he vuelto a releer esta entrega y me ha parecido diferente a como me supo ayer. Quizas entonces tenía puesto el 'chip' de las anteriores y me esperaba algo parecido,... hoy lo he leido mas pausado y, encontrado el ritmo justo, creo que es un bello relato.

    Debe ser bien complicado elegir colores tan poco atractivos, tan neutros mejor dicho, para intentar un breve escrito que emane sentimientos ... lo has logrado de sobra...

    Volveré a su lectura sin ninguna duda... y esta vez si... esta vez va a ver replica...

    ¡Tiembla muchacha!

    ...Es broma...tontorrona....

    ¡BESOOOOOTE!

    ResponderEliminar
  11. El gris es un color que me ennublece, y sin embargo...me viste por dentro y por fuera.Atrapa mis momentos como esas viejas fotografías,que a pesar de la atmósfera gris, de la carencia de otros colores,han dejado todo un arco iris en nuestra vida.
    Tu texto de hoy es absolutamente genial,me ha gustado especialmente;ya ves tú!
    Precioso.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. ¿Sabes querida amiga?, este es el color de mi corazón, el color del cielo de mi tierra y sobre todo el color de mis sueños.

    Recuerdo que de crío tenía una amiga con unos hermosísimos ojos de color gris, pasaba horas mirándoles, me invitaban a soñar, contrariamente a lo que muchos creen son cálidos, más bien acogedores, no expresan esa frialdad que los identifica.

    Cuando hablo del gris de mis suelos si lo hago de la peor acepción de este color, lo gris puede representar también la ausencia y la nada, pero sin embargo cuando me viene a la mente el color del cielo de mi tierra vuelvo a sentir la protección.

    Un beso enorme Ana.

    ResponderEliminar
  13. Allí donde el blanco se torna de sombras y el negro se difumina y se diluye…en ese término medio donde dicen está la virtud, y hoy, entre tus letras fusionado y abrazando el alma, mi alma, que hoy se ha asomado y disfrutado, junto a tu cuento que en gris se ha transformado…

    Un placer amiga, siempre ;-)

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  14. Cuánto tiempo me he perdido en las penumbras? Y justamente hoy que vuelvo a retomar el tiempo que más amo me encuentro con estos bellos retratos pintados con letras...

    Gris? el gran equilibrio entre la luz y la oscuridad, el tono perfecto para adormitarse entre el iris y la noche.

    Y por supuesto TUS LUNAS ME ELEVAN tal como lo dijiste, se le extraña su majestad...el trabajo me está consumiendo últimamente pero, jamás me olvido de su Majestad.

    Un enorme beso; MUAH y un fraternal abrazo claro. Espero saber pronto de vuestra Hermosa Dama de Plata...

    ResponderEliminar
  15. … Recuerdo que aquella mañana habíamos quedado para tomar un café y charlar de algunas cuestiones. Tras una larga espera, dos tazas de negro brebaje sin azúcar y la edición especial del diario local, decidí hacer una llamada de teléfono mas no tuve respuesta.

    Pagué mis consumiciones y encaminé mis pies hacia su apartamento con la convicción que mi llamada perdida alertara su injustificada tardanza y diera algún tipo de señal de vida.
    La puerta estaba entornada.

    Dentro se escuchaba las voces dialogantes de un acalorado debate televisivo. Con la punta de mi calzado empujé suavemente dejando el apartamento a la vista de cualquiera que pasara en aquel momento por el corredor del inmueble. Todo parecía tranquilo exceptuando la voz de un debatiente en la caja tonta que, algo encolerizado, intentaba rebatir no sé bien que argumento de algún otro participante.
    Preferí no pronunciar palabra. Entré con prudencia mientras dirigía mi mano hacia el bulto duro y negro donde escondía mi arma reglamentaria cerca de mi axila. Cuando por fin divisé el cuerpo ensangrentado tendido sobre la desgastada alfombra el debate televisivo hizo una pausa para pasar a publicidad. Eran más de las once de la mañana y los cafés en mi estomago comenzaron a mezclarse con mi bilis produciéndome ardores.

    ResponderEliminar
  16. El gris nunca ha sido un color que me apasione, pero me ha encantado la parte de que cada cual ha de aceptar su color.
    Y los recuerdos... unos grises, nublados, pero otros, creo yo, llenos de color...

    ResponderEliminar
  17. Apenas diez o quince minutos más tarde el atenuado ruido del tráfico local se agitó con las chirriantes sirenas de ambulancia y coches policiales. Los vecinos alarmados por las sirenas próximas se debatían, apresurados, en abrir ventanas y puertas, sin intuir que el drama de aquella ejecución les tocaba tan próximo. El debate televisivo mientras se había reanudado y, en los pasillos, las voces de aquellos contertulios con cargos importantes en la esfera de la política y la vida social se mezclaban con otras más melosas de algún culebrón vespertino de indudable producción latinoamericana.
    En mi reloj las doce del mediodía hacía apenas diez minutos que pasara a la historia. Extendido en el suelo el cadáver seguía cercado de un circulo imperfecto de sangre ya algo reseca, oscura, ni roja ni bermellón, tirando al color de los filetes de hígado de ternera que vendían en la carnicería de Braulio, cercana a donde acostumbro dejar mis huesos maltrechos cuando mis pesquisas me dejan un respiro.

    ResponderEliminar
  18. Cada oficio tiene sus sinsabores. El mío es pasar gran parte de las veinticuatro horas del día callejeando, principalmente, por un sueldo ridículo de mierda.
    — ¿Y quién es este puto fiambre? ¡Tonto lava! — Consigue esputar el subcomisario con educación adecuada— Andas de ‘akí pa ayá’ pringándote como un monigote buscando en el cieno. ¿Sabes algo?— Expresa y distiende el correaje opresor, mientras, de su abultada cintura. — ¡Soy todo oído cacho mamón! ¿Cómo es posible que andes arrebujado en cualquier fregado sanguinolento—.

    Alma quise ponerle a la primera criatura que naciera de lo que algunos llaman amor. Pero, en las calles, en las noches, las mujeres tienen palabras con propuestas, insensibles a mis predilecciones inmediatas, prioritarias. Callaré esta vez, nuevamente. Que mi voz sea un deje apenas.

    ...
    ..
    .

    ResponderEliminar
  19. muy hermoso tu blog y hermosos escritos feliz fin de semana taliá.

    ResponderEliminar
  20. adornas el gris, que siempre acompaña al azul, a la vida
    blanco y negro fundido en un abrazo de amantes
    beso

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.