Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

lunes, 30 de marzo de 2009

EL REGRESO DE LA FORASTERA.


Que lo sé, que ya la teníais olvidada.

Pero no me que ha quedado otro remedio que hacer gala de nuevo de este título que, tan gentilmente, me ha otorgado la gente de mi pueblo.

Os contaré que debido a mi alergia tengo que acudir periódicamente al medico, sobre todo a por recetas.

Imaginaros si es pequeño mi pueblo, que sólo tiene un consultorio, y sólo tenemos una doctora y un enfermero.

Aunque no somos muchos, ir a la consulta supone por lo menos perder dos horas de tu vida allí, porque no te dan cita y tienes que pedir la vez como en las tiendas.

No vale hacerte ilusiones cuando llegas y ves que hay sólo dos personas esperando. La mayoría de las veces cada una ha dado la vez a otra en la panadería, que a su vez ha dado la vez a otra en el estanco, que a su vez ha dado la vez a otra en el "todo a cien" (que mi pueblo es pequeño pero tenemos), y así sucesivamente. Total, que cuando llegas tienes dos, pero cuando crees que te va a tocar tienes quince más.

Y, encima es que siempre son las mismas asiduas de siempre. Y hablo en femenino porque en mi pueblo los hombres gozan de muy buena salud. Eso, o que tienen miedo a ir, o que mandan a sus mujeres por ellos (que también podría ser), o que prefieren soportar el dolor físico al dolor espiritual que supone la espera en la sala de la consulta. Sea como sea es otro misterio de mi pueblo, pero si venís y vais al médico podéis comprobarlo.

La verdad es que a mi estas asiduas me recuerdan un chiste, que cuando vas al médico y ves que falta una y preguntas por ella, las demás te contestan que no ha venido porque está enferma.

Hace un par de días no me quedo más remedio que bajar a por mis gotas para la nariz, y decidí ir de las primeras.

Cuando llegué todavía no habían abierto el consultorio, y llegábamos a la vez una asidua, a partir de ahora "asidua nº1" y yo, que como soy muy educadita, la dejé que pasara la primera.

Después de mi , vino otra forastera, más forastera que yo (tan sólo lleva un par de meses viviendo aquí), y al poquito llegó la doctora.

En seguida paso "la asidua nº1", y yo tan contenta. Pero, ay amigos que de repente aparece otra asidua, a partir de ahora "asidua nº2" y pregunta por la "asidua nº1". La contesto que ha pasado a la consulta, y se sienta sin pedir la vez. Y yo, toda ingenua, pensando "pues habrá venido a buscarla".

De pronto sale "La asidua nº1" y nos levantamos a la vez la nº2 y yo. Y de verdad que la escena se puede decir que era como la de "Duelo al sol": nos miramos a los ojos, y empezamos a avanzar hacia la puerta de la consulta. Pero yo no saque mis pistolas, y cuando vi que se me iba a adelantar, con educación, siempre con educación la dije "Perdone pero me toca a mi".

Y "la asidua nº2" me contesta: "No si es que "la asidua nº1" tenía que dar la vez por mi".

Y yo la respondo "Pues a mi no me la ha dado y lo siento, pero paso yo". Y es que, de verdad, estoy harta de estos caciquismos de pueblo, joder. Que quien quiera la vez, venga y la pida.

Bueno pues según entro escucho a "la asidua nº1" decir "No si a tu casa vendrán, que de ella te echarán". Buffffffff madre mía, pena de pistolas, de verdad. Me di la vuelta la miré y con tranquilidad la respondí "Pues a la mía puede venir cuando quiera, que siempre será bien recibida" y muy dignamente pase a por mis recetas.

Pero la historia no acaba aquí.

Cuando salgo, resulta que entra la "asidua nº2" y me quedo mirando a la forastera más forastera que yo.

Ni ganas tuve de decirla nada, pobrecilla, seguro que mientras estaba dentro, la comerían la oreja, y al final, la pobre pues para evitar conflicto, dejo que pasara. Pero ya la hecho miembro de mi banda, y estoy a ver si me la encuentro por la panadería para pedirla que se una a mi, y de paso hacerme amiga de ella, porque si las forasteras no nos unimos al final mi pueblo se va a convertir en un pueblo sin ley.


Un besito para todos y feliz comienzo de semana.











28 comentarios:

  1. ja ja ja Anita es que presentarte con las pistolas pues van diciendo ...alguien quiere guerra...jaja, si que son malos en ese pueblo, voy a tener que ir hacerme de tu banda ya veras que al final seras la numero 1 en todo porque te tendran miedooooooo.
    Buenisimo el post hoy eso es lo que no interesa con mucho humor aunque seguro que a ti no te hizo ninguna.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  2. Es lo que tienen las "dulces ancianitas", que a pesar de las artrosis...COÑO!!!! SON MUCHÍSIMO MÁS ÁGILES!!!!...Y a la que te descuidas, te saltan a la chepa... PACIENCIAAAAAAAAA... JAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Besitos niña

    ResponderEliminar
  3. Que bueno...Forastera...Nunca debiste cruzar el Mississipi...
    Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Ana. Haces bien en unirte a La Forastera mas forastera. Que con las desbandadas y modas de irse a vivir fura de las ciudades que existe hoy día podreis llegar a contar mas armas que las que guardan los oriundos, dicen que para la caza. Tu no te lo creas del todo. Me dio gusto volver a leerte y poder reir un poco, que estos dias he sido yo el que andaba pachucho. Miraré de escribir esta tarde en mis blogs un rato. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana...
    El tema es que debes pagar derecho de piso, como decimos en mi pueblo, en otras palabras armate de paciencia ó declaras la guerra, ahh¡¡¡
    Me olvidaba, recuerda
    Eres la forastera¡¡¡
    Un abrazo
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  6. Joer con el pueblecito, no si ya me dijo mi marido que era pequeño. Él es de uno de 400 habitantes y pasa lo mismo.
    Ana haces bien en unirte a la forastera, la union hace la fuerza.
    Y ya sabes, te coges las pistolas.......y Fiestaaaaa!!! jajaja.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. niña , el libro ,escribe un libro, y por pistolas nada yo te mando una , y despues dices que fue enajenacion mental ,que esta de moda, haber si saneas la seguridad social ,y se acaban las colas,jajajajajajajajajajaja, un besito preciosa

    ResponderEliminar
  8. Oye que si hay que sanear el pueblo se va y punto, eh, que yo creo que con toda la cantidad de forasteros que te van a escribir de este post vamos a ser la infanteria al completo, jajajaja. Un bso.

    ResponderEliminar
  9. Lastimilla de que este lejos mi niña pistolera porque iba a echarte una mano seguro o las dos si hace falta jajajaj como me he reido, que cara tienen las señoras estas...a mi se me han colado a veces disimuladamente comprando y les digo si hija pasa pasa que no tengo prisa..y me miran como si fuera un monstruo jajajaj es que quieren lio pero de mi no sacan nadaaaa, besitos me encanto tu entrada como tu eres un cielooooo TQM

    ResponderEliminar
  10. Vivir en un pueblo es lo que tiene. Morirás siendo forastera dentro de 50 años.

    Saludos.
    Manolo

    ResponderEliminar
  11. Uuyyy mercado y médico.... son peores que el salvaje oeste. Y las que se cuelan en la fila del super diciendo que sólo llevan un producto para pagar, y tienen mucha prisa. ¡¡¡PRISA!!! ¿quieren que les cuente a éstas qué es prisa?

    Mucha suerte preciosa... en tus "duelos" en el pueblo. Besicos.

    ResponderEliminar
  12. no te dejes doblegar por todas esas vecinas,si tienes que sacar las pistolas las sacas,que buenos ratos me haces pasar, de verdad no me dejes sin saber mas de tus disputas en la panaderia,en comercios del pueblo,lindo forajido,un beso cielo.

    ResponderEliminar
  13. Ve despacio forestera,el que espera desespera

    Ana, gracias por tus relatos.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Al final tndremos que llevar las pistolas a la consulta del médico; no lo dudes.Yo también soy de un pueblo pequeñito te entiendo perfectamente, pero al final(hasta las cotillas mas cotillas acaban siendo majas)
    Espero que tu visita al médico no suponga nada serio, por lo demás, un besote

    ResponderEliminar
  15. siempre me ha hecho gracia eso de los forasteros en los pueblos, ahí como en el oeste. Otra de las cosas buenas es cuando te preguntan ¿y tú de quién eres?

    Hay que ver lo que me he podido reir con la historia de las asíduas al médico, y cuánta razón tienes.

    Bss!

    ResponderEliminar
  16. Me gusta mucho tu blog, nos veremos a menudo, te espero en Manolinvicio.

    ResponderEliminar
  17. hola amiga ana, q bueno reencontrar a los amigos otra vez, pense q no volveria a recuperar al fantasma, pero por suerte volvio. aqui te dejo mi otro ghost, el q hice nuevo y como era igual q el primero le puse onda green, rock, y ahi pondre otras cositas, espero q te guste y me sumes.
    http://theghost-shadows.blogspot.com/
    yo andare por aqui de paseito como siempre.
    te dejo un gran abrazo.-

    ResponderEliminar
  18. jajajajajajajaj me rio porque llevas toda la razon seras siempre la forastera pero tu reacion estubo muy bien
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  19. Hola ana, paso a saludarte y me encantó tú entrada, pude imaginar las caras , me hiciste reir jjejejejje.
    Nos leemos , estaré acá muy seguido....incluso se me ha pegao el acento jajajja

    Ah!!!! yo nací en un pueblo pequeño y dice la leyenda que el último en acostarse apaga la luz, así de pequeño .
    Cariños xauuuuu

    ResponderEliminar
  20. Yo he intentado vivir en un pueblo cercano a Badayork, y aunque lleves tres años sigues siendo forastero... ¿La forastera era la de la foto?, no parece muy enferma... Besotes!!

    ResponderEliminar
  21. ¿Has pensado en el paint-ball para practicar y liberar tanta tensión?
    Yo llevo once años en un pueblo y me conocen todos por mi nombre pero añaden mi procedencia.
    Paciencia Lunita.
    Muchos besitos norteños.

    ResponderEliminar
  22. jajaja, si es que en un pueblo, qué quieres??
    jaajaj, qué te voy a contar....

    Gracias por tus cuentos!!!
    Un besazoooo
    (te envié un comentario ayer pero por lo visto no salió)

    ResponderEliminar
  23. Nunca debiste haber cruzado el Mississippi....

    ahora atente a las consecuencias...


    Besitos de colt 45

    ResponderEliminar
  24. HERMOSOS TUS ESCRITOS Y TU BLOGEER,TE DEJO UN INMENSO ABRAZO Y TE DESEO UNA MUY LINDA SEMANA

    ResponderEliminar
  25. Ostrás, ¡¡que tensión!! Ahora estarás mirando a tu alrededor cada día ¿eh?
    Ha sido muy divertido, pido la vez para volver.

    ResponderEliminar
  26. Historia interesante, divertida y entretenida...

    ResponderEliminar
  27. Muy bueno guapaaaaaaaaaaaa!!
    buenisimo la verdad, me encanta todas las historias que nos cuentas....

    mil besitos
    noe

    ResponderEliminar
  28. Ana linda, pasando a dejarte un beso grande!
    aún sigo reanimándome después de mi viaje, si bien tomé otros aires estuve todos los días como loca!! (bueno un poco más de lo que soy)
    Un besote enorme
    Noe

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.