Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

lunes, 19 de octubre de 2009

EL CUENTO Nº44 DE LA LUNA OSCURA: AQUELLA VENTANA. EVOCACIÓN DEL DULCE CANDOR.



Antes de que se consumara la noche y la luna volviera a su morada vio como los niños traviesos dormían soñando su hazaña.

Y qué ternura en ella despertaban.

La misma ternura que sintió con aquellos chiquillos que sin saberlo, jugando entre los olivos ya se amaban.

Y esas noches de amor la llenaban.

Viendo a esa mujer, ahora dormida, pensó en la triste añoranza de pasiones que no llegarían a pesar de sus sueños, y hubiera querido decirle que, por su cobardía, él tan sólo la evocaba, y ya no la amaba.

Pero su voz tenía que estar callada.

Porque en el tiempo del silencio estaba condenada, y su voz tan solo hubiera cambiado el destino que ahora les separaba.

Y sólo con su luz hablaba.

Aquel hombre en la distancia encontró el sosiego de aquel pasado que tanto le dolió en el alma, y que ahora sólo era una época que en su memoria dulcemente habitaba.

Como la luna que siempre todo lo recordaba.

En sus recuerdos de luz y en sus destellos de plata estaban, pese a su dolor, todas las noches del tiempo pasadas.

¿y sus recuerdos dónde quedaban?, pues su luz era para otros, y ella en la oscuridad los guardaba.

Antes de que se consumara la noche y la luna volviera a su morada, sintió todas aquellas evocaciones, y se llenó de dulce añoranza.

18 comentarios:

  1. La añoranza de la candidez de un niño cuando ríe, cuando ama es algo que no deberíamos perder nunca. O por lo menos recordarlo de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  2. Añorar puede ser tan agradable cuando estamos en paz con nosotros mismos como un baño de rayos de luna.

    Que bien escribes, ana, pero que bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuantas soledades habrá visto la luna antes de ser ocultada por el sol? ¿ Cuantos sueños y cuantas realidades?
    Como ves tus cuentos me ponen melancólico.

    Me hacen añorar mis sueños de niño muy recientes, por cierto, je,je

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Qué dulzura mi niña!!

    Un beso y buen inicio de semana

    Noe

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo que cuento mas bello lleno de dulzra como siempre me fascino
    un beso

    ResponderEliminar
  6. cada dia mas bellos tus reletos un besito niñaaa

    ResponderEliminar
  7. hay que lindo!!
    me encantan estos cuentitos!!!

    besitos

    ResponderEliminar
  8. Anitaaaaaaaaa...Que bonito...Y la canción, preciosa, de Diana Navarro, malagueña...

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Que cobarde no decirle que ya no la queria, que ya no soñaba con pasiones, y me pregunto Anita que dira ese mujer viendo a la persona que tiene al lado que esta tan cambiado...ehhh como siempre analizando todo lo que escribes...lo siento...
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  10. CUANTOS SECRETOS CONOCE Y GUARDA LA LUNA, TRAS SU SONRISA ENIGMÀTICA...

    abrazos

    ResponderEliminar
  11. Pasaba por aquí y decidí seguirte en este mundo de los blogs.
    Ojala y te animes a visitarme.
    Dejo saludos.

    ResponderEliminar
  12. La magia y los secretos de la luna son infinitos, que bello cuento Ana, siempre nos regalas bellas historias.
    Un beso guapisima.

    ResponderEliminar
  13. paso por tu blog y es lindo ...me ha gustado... es muy lindo esto que hiciste ...me provoca tambien añoranzas

    ResponderEliminar
  14. La Luna tan mágica y sorprendente , con sus recuerdos de luz y destellos de plata...hace que surja la dulce añoranza...muy bello

    Gracias por tus palabras y tu paso por mi blog.

    Un Beso.

    ResponderEliminar
  15. Pero esto nos sucede en la vida algunas veces, guardamos cosas como en un armario, unas que nos pesan y nos duelen y otras que nos animan al evocarlas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Últimamente, ando perdido y os tengo olvidados. Vi ayer que teniais nuevos escritos tú y Diablo. Comenté ayer el reto vuestro. Y esta mañana lo hago por separado.

    Este de hoy, pues que puedo decirte mi niña, no sé si es el definitivo epílogo al relato de la maestra y los niños enamoradizos. Si así fuera lo rematas con un gran broche de oro. No exento de melancolía, pero, que sería de tus cuentos sin élla.

    Siempre dejo tus escritos para comentar los últimos y estos dias ando atrasado en lecturas y comentarios, antes me leían menos, ahora siguen siendo pocos, pero algunos mas. Esto me obliga a leer mas blogs, cosa que antes no hacía, solo los elegidos por mí principalmente. Así que si alguna vez ves que me retraso, es porque me tomé unos dias de descanso de internet, y ando atrasado en esta ardua labor de comentarista blogero...

    UN BESOTE mu grande guapetona.

    P.D.: Ahora toca leer tu entrega mas reciente, seguro que es mas amena y menos melancólica.

    ResponderEliminar
  17. Extraordinario relato.
    Buenas noches y dulces pesadilas...^
    ^^^
    O_O

    ResponderEliminar
  18. pase buscando por google fotos de luna para mi blog, y termine en este hermoso librero de cuentos hermosisimos, es la primera vez q le escribo a un blog , por que de verdad que quede impresionado con tus historias, la mujer a la q amo tambien tiene un blog como tu escondido por algun rincon donde siempre escribe sus pensamientos pero lastimosamente es secreto
    gracias por este magico lugar a mi luna que asi la llamo y se reconoce como tal le encantara. suerte y sigue escribiendo lo haces demasiado bien, yo tambien escribo ¡MARAVILLOSO!

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.