Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

martes, 1 de septiembre de 2009

MI MAYOR RIDICULISMO DEL VERANO. EXCURSIÓN EN LA PEDRIZA: NO SIN MI PERRO JA JA JA JA JA.





Necesitaba escribir algo que me hiciera reír un poco, y como no, me he acordado de una asignatura pendiente de este verano: contaros mi mayor "ridiculismo".

De vuelta de mis días de playa, me invitaron unos amigos a pasar un día en plan excursión campestre por la Pedriza. (Esto me ha recordado como empieza la película de Dirty Dancing "Corrían los años sesenta..." Buff me encanta esa película).

Y después de pensarlo mucho, pero mucho, mucho, porque a mi me sueltas en el monte, y como no haya un camino cementado soy una torpe de cuidado, decidí que sí que me apuntaba.

Bueno, la verdad es que también me costó elegir el atuendo propio para la ocasión. Tuve que decidir entre el "modelito a lo safari", o el "modelito soy más deportista que nadie". Y como no me ponía de acuerdo, y no tengo estilista que me asesore, me lie la manta a la cabeza y al final me decanté por el "modelito deportista pero sin pasarse", y me calcé mis zapatillas, que las pobres ya empezaban a tener polvo.

Vamos que iría informal pero arreglá, preparada para retozar cual cabrilla silvestre por las peñas.

Preparar la ropa no fue el problema. No, no fue ese. Todavía recuerdo mis palabras "¿Si queréis, preparo yo la tortilla de patatas" Buffff ¿por qué no se podrá dar marcha atrás en el tiempo? ¿A quién pretendía engañar? si es que yo cocino poquísimo...

No me desespere, y el día antes me metí en la cocina con dos docenas de huevos, cinco kilos de patatas, y el propósito firme de no salir de allí sin una tortilla minimamente decente. Sólo me llevo dos intentos, y sudar la gota gorda ja ja ja ja ja ja.

Llegó la mañana y preparando las cosas sentí, como Rocky me miraba con esos ojitos de "no me abandones, por favor" (le tenían que haber contratado a él para el anuncio), y no me quedo más remedio que llevarmelo. Soy una blanda, que os puedo decir.

Así que con Perro, tortilla y modelito me dispuse a enfrentarme a la gran aventura. Y digo yo ¿es que no podían haber elegido mis amigos un día de menos calor? Porque yo pensé que seguro que en la sierra hacía menos calor que en Madrid. Gran equivocación, yo creo que hacía hasta más.

Nunca olvidaré ese quince de agosto, cuando llegamos a pie de sierra y empezó la caminata bajo ese sol, que me recordó el desierto y eso que yo nunca he estado, y como mi pobre perro, que ya tiene once años, comenzaba a asfixiarse. Creía que me lo cargaba. Renuncie hasta a mi ración de agua en su favor de la pena que me dio.

No dejaba de sentirme culpable por el esfuerzo que estaba haciendo mi pobre westy, y cada vez que nos encontrábamos alguna roca en el camino que a mi me parecían altísimas, aunque hasta un niño de tres años la hubiera podido subir, tomaba a mi perro en brazos por si se resbalaba. Claro que también le tomaba en brazos cada vez que veía algún perro grande (es que mi perro es un broncas, pero de eso ya os hablaré, que es de los que se mete con los perros grandes y luego me toca a mi dar la cara).

Llego un punto que ya no se quién jadeaba más, si él o yo. No me extraña que luego digan que los perros se parecen a sus amos. Los dos buscabamos la sombra como dos desesperados.

Al final les dimos tanta pena a mis amigos, que decidieron suspender la caminata, y buscar un sitio para comer.

Y claro, que mejor sitio que un rinconcito con arboles que dieran sombra al lado de aquel riachuelo de aguas frescas. Vamos que la estampa era para hacer un cuadro.

Sí, era un sitio muy bonito. PERO QUÉ LECHES ESTABA AL OTRO LADO DEL RÍO, y para llegar allí había que cruzarlo, saltando entre rocas: Joder si aquello parecían rápidos...

Deje que todos pasarán, mientras el miedo se apoderaba de mi. Varias escenas de la película Niagara fueron pasando por mi cabeza. Cuando por fin llegó mi turno, cogí a Rocky de nuevo entre mis brazos, y al ir a subir a la primera roca, lo confieso me entró el pánico, ja ja ja ja ja ja ja.

Empecé a verme a mi misma resbalando en el intento. Y yo no me preocupaba por mi, sino por mi perro. Yo podía romperme una pierna, pero mi perro noooooo. Y me eche para atrás, y cuál actriz dramática, les dije "seguir sin mi, que yo me quedo con mi perro y nos vemos a la vuelta". Ni pensé en que la tortilla estaba ya al otro lado. Qué leches, después de ver varios episodios de los documentales "El último superviviente" creo que yo que Rocky y yo hubieramos subsistido: agua no nos faltaría y de comer, había unas zarzas con moras que hubieramos aprovechado, y en el peor de los casos, anda que no había gente por allí. Rocky podría llorarles un poco de comida y luego la compartiriamos. Vamos, que hubieramos subsistido perfectamente.

Creo que todo fue fruto de ese calor tan horrible (ya sabeis que siempre tengo que echarle la culpa a algo) y mis amigos hasta lo pasaron mal y todo. Por pasarlo mal, lo pasaron hasta dos parejas que estaban por allí, que no conociamos de nada y que, cuando vieron lo nerviosa que estaba, decidieron ayudarme.

No sabéis lo que es ver pasar a todo el mundo "ahora cruzo el río, ahora lo vuelvo a cruzar", tipo Coco en Barrio Sesamo, para demostrarme lo sencillo que era (la verdad que lo parecía). Pero yo erre que erre, que no, que si se me caía mi perro, no podría superarlo. De ahí, lo de "No sin mi perro".

Al final hicieron falta tres hombres colocados entre las piedras, para que yo sujetando sus manos fuera cruzando. Y aún así, no me fiaba, ja ja ja ja ja ja.

Cogí aire, y al final lo logre, después de varios intentos, vamos lo logramos todos.

Cuando por fin se me paso el momento nervios, y empezamos a comer, descubrí lo excesivamente proteccionista que había sido con mi perro, si le vierais como subía entre las rocas, como se acercaba al río sin miedo, y como estaba dispuesto a nadar si era preciso.

Me sentí muy ridícula la verdad, pero luego, como siempre, empecé a reírme, y mis amigos conmigo. Soy un caso, la verdad.

Lo pase muy bien, y al final mereció la pena, a pesar de ese calor asfixiante. Y es que mucho modelito de excursionista, y nadie me dijo que llevará el bañador. Claro que mis amigos tampoco lo llevaban.

El único que se baño al final, fue mi perro, ja ja ja ja ja. Hay que joderse.

Por cierto, que la tortilla no me salió tan mala, y hasta se dejo comer.

Un besito para todosssssss.

Desmadre 75 - Vamos de excursión


26 comentarios:

  1. La verdad es que tienes un excelente humor
    me alegro de conocerte..un placer leerte

    cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj, una entrada muy entrañable, por el sano humor con el que lo has contado...!

    Empieza hablando de Dirty Dancing, luego dudas sobre que modelito ponerte, te vas al campo, calor, te sacrificas por tu perro y luego el rio, jajaj,

    Me he reido un monton, enserio...!

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  3. ¿Once años de convivencia y aún no lo conoces?.
    Ese animalito se ha reído de tí.
    En cuanto a lo del baño: Está la alcaldesa de Cádiz que se sube por las paredes porque la gente se baña en sus playas con el bañador más viejo y hay quien se arredra en un sitio despoblado. Al menos usa la vieja disculpa "Es que no me he traído toalla". O "Me he venido sin albornoz".

    ResponderEliminar
  4. jejejejejejej que bueno¡¡

    yo me apumto a la proxima excursion contigo porque eso debe ser un no dejar de reir

    jejejeje

    pero con tu perro tambien que conste

    ResponderEliminar
  5. ajajajajajajaajaja vaya tela te aseguro que yo hubiera echo lo mismo saltar por piedras te aseguro que voy al agua
    pero bueno la tortilla estaba rica pues ya esta una anecdota bonita
    un beso cielo

    ResponderEliminar
  6. Toda una odisea, la vas a tener que hacer más seguido para eliminar esos miedos. Gracias por compartir esos episodios entrañables de tu vida, es un difrute leerlo y así conocerte un poco más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja...Lo que me he podido reír...Anda que vaya cosas que te pasan.
    Muchos besitos wapa.

    ResponderEliminar
  8. Ana, consigues hacer una fiesta de las cosas que para los demás son rutina.

    Eres increíble narrando lo que has vivido de esa manera tan ... especial.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Oh, qué maravilla, aunque hubieras puesto un final de lo más dramático dándote media vuelta, con tu coleta, y largándote sin más.
    Eres muy simpática

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. JAJAJAJAJAJAJAAJAJJAAJAJAJJAAJAJA... Habría que haberte visto compi!!!, JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAA... Aun así me imagino que sería un día estupendo!!!... Comprendo tu temor. Me imagino ese río tipo Amazonas...esos rápidos y esas cascadas!!!! Puuuuuuuuuuuuf...Dos docenas de huevos y cinco kilos de patatas??? Como para pasar el río con esa pedazo de tortilla!!!! En cualquiera de los casos la podríais haber usado como balsa JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAA...

    Me alegro de que lo pasaras bien al final a pesar de esos nervios. La proxima vez con bañadores!!!!

    Besitoooooooooooooos

    ResponderEliminar
  12. La proxima vez ademas de la tortilla no te olvides del flotador y los manguitos.

    Que buena entrada, aun me estoy riendo.

    Me alegra que al final lo pasaras bien y tu perro se bañara, al menos el si se refrescó en el agua. Es que ellos si son inteligentes.

    Ahora que desempolvaste las zapatillas y el calor ha de ir menguando debieras repetir mas a menudo la experiencia.

    Un BESOTE.

    ResponderEliminar
  13. Qué decirte Ana, que ya estaba extrañando tus aventuras y la forma en que las cuentas he estado con vos en esa excursión, que para decirte verdad hubiese hecho lo mismo!!!jejejeje
    un beso grande
    Noe

    ResponderEliminar
  14. Ana, niña, tus historias están llenas de ti.

    Placer poder leerte.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Leñes, haberme llamaooooooo. Tu Rey al rescateeeeeeeeeeeee, jajajaja

    (Todo sea por la tortilla, hay que decirlo, jiji)

    ResponderEliminar
  16. mi niñaaaaaaaa, hechaba de menos ,jajajajajajaja las risas a cuenta de tus ridiculismos, que te quiero un monton ,un besito preciosa

    ResponderEliminar
  17. Veo que sigues tan simpática y encantadora. Y la imagen del río me resulta muy familiar porque yo también soy muy pato para eso y siempre suelo perder el equilibrio y mojarme la zapatilla. Un beso y bienvenida

    ResponderEliminar
  18. Hay Ana, eres un caso jaja.
    Me encanta como redactas tus andanzas veraniegas.
    Seguro que a mi me hubiera pasado lo mismo con Kira, pero lo de las rocas no se.
    Te cuento que estube hace unos años, y ya sabes lo lanzada que soy para casi todo, jajaja eso es bueno para algunas cosas pero para otras no tanto, porque el ridiculismo puede ser total.
    Llegó el momento de cruzar el rio, pero en este caso era El mes de Febrero, todo muy bien, hasta que mi cuñada dijo que no se atrevia a cruzar, jaja le pasaba lo que a ti, entonces yo tan lista que ya habia cruzado, quise ir a ayudarla, y cuando iba por una piedra del centro, se me resbaló un pie, caí de rodillas en el agua.
    Imaginate, el agua helada, al final tuvimos que regresar antes de lo previsto por mi metedura de pata, jaja.
    Los dias siguientes fueron en casita de baja con un catarro monumental.
    No he vuelto, que me espere mucho tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Echaba de menos tus entradas ana de las tejas verdes jajajajajaj me encanta como cuentas tus anedoctas de esa manera especial que nos contagias tu optimismo y tu fuerza....te mando muchos besitossss y sabes que te quierooooo...

    ResponderEliminar
  20. Pero te requetedivertiste...
    A mi, aparte del sombrero del perro que està ¡para comèrselo!, lo que me diò envidia cochina fue la tortillota...oye, como que tengo hambre..no?...

    regresaste...que bueno...abrazos

    ResponderEliminar
  21. Es lo que tiene el campo... ¡buscar un guía mejor!, sin necesidad de cruzar ríos para la próxima vez ( a mí se me hubiese atragantado la tortilla de patata...y eso que mira que me gusta)
    Besos

    ResponderEliminar
  22. he estado leyendo un buen rato, andabamos desconectadas con el tema verano, pero ya volvemos, necesitaba leerte un beso

    ResponderEliminar
  23. jajajajajaja no sabes como me he reído amigaaaa y mira q yo tmb sobre protejo mucho a mi perro!! y me acorde tanto de mi perrito q falleció un par de meses y luego uuff no sabes q risa q me dioooooo jajajaja y sobretodo lo de pedir comida para ustedes ya lo imaginaba yo jajajaja
    un beso grandeeeee

    ResponderEliminar

Antes de nada: gracias.