Una vez, siendo niña, sentí la soledad de su resplandor, aquel brillo perdido en la inmensa oscuridad, sólo quebrada por el leve fulgor de las estrellas, sus eternas compañeras. Aunque nunca negué su belleza, no pude evitarlo, me compadecí tanto de aquel extraño destierro que en mi inocencia, fui haciendo mío y me imaginé que era una mujer...

sábado, 28 de febrero de 2009

OS TENGO QUE CONTAR LO QUE ME HA PASADO.







Estaba preparando otra entrada para este blog, pero debido a los últimos acontecimientos acaecidos en mi desastrosa vida, he decidido hacer otra entrada, y así nos reímos un poco.


Hoy algunos podéis decir el dicho de "Mujer tenía que ser". Os dejo que lo hagáis, aunque sinceramente creo que a más de "uno" también le habrá pasado, aunque no lo quiera reconocer.


Bueno pues el caso es que mi casa está en una calle muy estrechita y en una pequeña cuesta. Normalmente mis vecinos suelen venir sólo los fines de semana y en verano. Así que estoy acostumbrada a aparcar al lado de mi casa y a la izquierda de la calle.


Casualidades de la vida, hoy vino un vecino con su hija, y aquí mi amiga, porque después de lo que nos hemos reído va a ser mi amiga, ha aparcado su coche nuevecito a la derecha de la calle.


Cuando he llegado de trabajar, me costo subir la cuestecita y aparcarlo, pero lo conseguí, y yo tan orgullosa de mis maniobras.


Pero ay de mi, que había quedado para tomar café con unas amigas, y claro tenía que salir marcha atrás (es que no os imaginais lo estrecha que es mi calle). No sé creo que he perdido la perspectiva, y no conseguía salir. Pero yo toda animada, me he dicho "Tú puedes, Ana".


Si claro que puedo, puedo como he hecho ponerme nerviosa en el tercer intento, soltar el embrague y chocarme contra el faro trasero del maravilloso y precioso coche de la hija de mi vecino.


Se me ha quedado una cara de tonta, y he soltado una palabrota, que por respeto a vosotros no diré (sí la voy a decir que leches, he dicho Jooooooderrrrrrrr, como Hugh Grant en "Cuatro Bodas y un Funeral". Y si mi amigo Hugh lo puede decir, yo también).


Lo primero que he hecho después de soltar la palabrota, ha sido salir corriendo a ver que le había hecho al vehículo B y después de ver los pedacitos de cristalitos rojos y blancos, y de volver a decir la palabra anterior, he ido a ver a mi pequeño (vehículo A) y casi se me saltan las lágrimas, al comprobar que también le he destrozado un faro (Si ya decía yo que los cristalitos rojos eran demasiados).


Lo segundo que he hecho ha sido pensar en darme a la fuga, pero luego los remordimientos han podido conmigo, y con la cabecita bien agachada, cara de buena, y atacada de los nervios me he dirigido a casa de mi vecino, dispuesta a enfrentarme al castigo y a pedir mil perdones.


Me esperaba que me dijeran de todo, que me dijeran precisamente eso "Mujer tenías que ser", pero no ha sido así. Vamos, creo que no, porque la situación ha sido un poco como el anuncio aquel de "Cómo te ves y Cómo te ven" y yo la verdad estaba bajo los efectos de un pequeño ataque de nervios.


Fijaros como me habrán visto que mi vecino todo el tiempo me decía "Tú tranquila, que no pasa nada, que esto son cosas que pasan, y al final todo lo arreglan los seguros. ¿Quieres un vasito de agua?".


Lo que quiero es retroceder en el tiempoooooooooo.


Y la hija de mi vecino, increíble, cuando ha visto su coche, no se le han abierto los ojos como platos. Vamos, que le ha parecido hasta normal que las bombillas de su faro estuvieran completamente al descubierto.


Se lo ha tomado también con una calma.....


Qué raros que son de verdad. Porque en el caso contrario no sé, creo que a mi se me habría abierto la boca como cuando me operaron de las anginas. Pero a ella no.


Además simpatiquísima la chica. Me ha caido superbien. Vamos, que, en el fondo, me alegro de haber colisionado con su cochecito verde. Creo que nos vamos a hacer amigas y todo, siempre que mi seguro le arregle todo, claro.


Después de rellenar el parte, les he dicho que me iba, que había quedado a tomar café con unas amigas, y ni corto ni perezoso, mi vecino ha quitado el coche (si es que más vale prevenir...)


Y por fin me he puesto rumbo a ver a mis amigas, pero claro café no he tomado, hoy mejor que no.


Lo mejor de estas cosas es lo que luego te ríes recordándolo.


Por cierto he guardado unos trocitos de cristal rojo y blanco de recuerdo de esta tarde. Si alguno quiere uno, estoy dispuesta a compartir.






viernes, 27 de febrero de 2009

NADA QUE AL FINAL HOY TAMPOCO PLANCHO. A TODOS MIS SEGUIDORES.




Definitivamente, hoy la silla de la ropa tendrá que esperar. Me da una pena.....


Y es que hoy el mundo de los blogs está muy interesante, y llevo dos horas leyendo muchos de los blog que sigo.


Últimamente, algunos de vosotros me habéis dado o compartido premios conmigo.


No sé si he demostrado suficiente gratitud. Pero la verdad es que me siento muy contenta. Poco a poco os estáis convirtiendo en algo muy importante en mi día a día. Y por ello os digo



Mira que ya me estoy emocionando, sólo de escribir esto, pero a algunos os estoy cogiendo mucho cariño. Apenas sé quienes sois, pero veo vuestro espíritu en cada cosa que lanzais por aquí, y no sé, conseguis emocionarme.


Hasta que yo cree un premio para todos vosotros (este se convierte en otro reto), y copiando la idea de un amigo de otro blog (no te enfades que no te pedí permiso), os invito a todos vosotros, a que ojeéis los premios que tengo, y si alguno os gusta, vuestro es, porque todos sois merecedores de ellos, por emocionarme, por hacerme sentir, por estar cuando estoy triste y cuando me río.


Y sobre todo, y sobre todo, por darme en qué pensar.


Vale, vale, y por tener otra excusa para no planchar (soy un desastre andante, pero ahora en cuanto acabe me pongo, a no ser que.....)


Un besito para todos.


jueves, 26 de febrero de 2009

MI BLOG, LA EXCUSA PERFECTA PARA NO PLANCHAR.



Odio planchar.

De verdad que lo odio. Y mira que intento comprarme ropa que no se arruge mucho, que echo mucho suavizante en la lavadora, que cuando tiendo la sacudo fuertemente, que cuando se seca la recojo, y la coloco....

Pero nada, que siempre hay algo que necesita de una pasadita de plancha. Pero es que me cuesta una barbaridad ponerme y claro voy dejando la ropa en una silla (que al paso que voy necesitaré otra).

Si es ponerme, que lo sé, pero es que elegir el momento para hacerlo es lo que más me cuesta.

Nota: si alguién leyó el post de ayer, por favor, que nadie me rete a planchar.

El día que por fin me pongo, es un día muy feliz. Suelo hacerlo viendo alguna película. Así parece que se hace más ameno. Y si es una buena película hasta disfruto.

Pero lo que realmente me hace feliz cuando plancho, es ese momento en que de repente entre el barullo de ropa, aparece una camiseta, o una camisa que ya tenía casí olvidada, y que fíjate es perfecta para el sábado cuando salga.

Cuando se lo cuento a mis amigos se creen que soy una exagerada, pero que de verdad, que cuando plancho es como ir de compras, que encuentro algo que me gusta, que ya no me acordaba que tenía, y que encima, me sienta de maravilla.

Llevo días consciente de que la silla, cada vez que paso, me mira como suplicándome que le quite algo de peso de encima. Pobre silla. ( Mañana me pongo, de verdad).

Pero no hoy. Y eso que hoy me levanté y en el trabajo, lo pensé, "Ana, hoy tienes que planchar", pero nada, no lo he conseguido. He preferido limpiar la casa, y cuando he acabado me he puesto a escribir.

Es que lo de escribir un post es una excusa perfecta para evadirme de algunas responsabilidades. Y esta de la plancha no va conmigo.

Admiro a estas mujeres trabajadoras, con hijos y sin ellos, que a parte de su trabajo, atienden perfectamente su casa, sin necesidad de ayuda externa (jolines lo que acabo de escribir parece un título nobiliario). Es que no les cuesta hacer nada, y encima todo lo hacen bien.

Yo, en cambio, lo reconozco, soy de las que limpio la casa para poder vivir, pero no vivo para limpiar, y menos para planchar. Y como fuera haga sol, ni eso, me voy y me doy un paseo con rocky y luego ya veremos.

Y claro, la culpa de todo esto la tiene mi madre, porque alguien tiene que tener la culpa. Cada vez que viene a verme y ve la silla (por cierto la suelo esconder cuando vienen otras visitas), se me pone a planchar. Y claro, me malacostumbra.

Pero este mes no ha venido a verme, así que mañana me tengo que poner, que el sábado quiero salir y no sé que ponerme.

Eso sí, que quede claro, que cuando me pongo, hasta que no acabo no paro, hasta aquellas prendas que dejas para el final, porque son las más difíciles, hasta esas no se escapan.

Ese es mi problema, que me cuesta decidirme, pero cuando me decido..... Cuando me decido no paro.






miércoles, 25 de febrero de 2009

LA MUJER DE LOS RETOS



No sé las veces que he podido oir lo contradictorias que somos las mujeres. En mi caso, lo tengo claro, soy el espiritu de la contradicción.

En lo que respecta a mi me cuesta afrontar algunos retos personales, tomar ciertas decisiones que pueden suponer un cambio grande en mi vida.

Pero queridos amigos, cuando alguién me reta en otras cosas, o yo entiendo que me reta, no paro hasta conseguirlo.

Es como cuando quieres decir una palabra y la tienes en la punta de la lengua. ¿No os pone nervioso no poder decirla?

O cuando en una conversación te quieres acordar del nombre de una película o de un actor, o el nombre de otra cosa. Si me pasa a mi, soy capaz de no dormir hasta dar con él.
Y como me digan que es algo difícil, más me motivan, y saco la mujer brava que hay dentro de mi ( que sí, que tengo una mujer de esas dentro, aunque no lo parezca, una mujer de esas que no descansa hasta conseguir lo que quiere, más o menos).

Si pusiera ese empeño en solucionar mis problemas seguramente me iría todo mejor en esta vida. Pero hasta que me arme de valor para hacerlo, voy entrenándome con estas pequeñas cosas.

Espero que no empeceis ahora a retarme todos porque os he dicho que me gustan los retos. Por favor no lo hagais, ultimamente duermo poco y ademas ahora mismo ya tengo dos, encontrar un nombre y sorprenderos.
Los que, a pesar de mi advertencia, me reteis, a tener en cuenta:
1º Que no voy a dejar de fumar. Me gusta y punto. Además que no fumo tanto. Que cuatro o cinco cigarros al día no son muchos.
2º Que no voy a dejar de sonreir. Porque no me da la gana.
3º Jooooo que duermo poco de verdad.


martes, 24 de febrero de 2009

ESTA NIÑA ES UNICA.




Por Fin llegó mi sobrina.

Llevaba sin verla desde Navidades, y la verdad es que ya tenía ganas de encontrarme con ella. Y sí ya le he dado algunas de mis muñecas (Ayer las estuvimos bañando juntas).

Nos hemos estado poniendo al día, sobre todo de chicos. Jolines con sus seis años, casi siete, ya tiene novio. Es que no para de sorprenderme. Aunque este tal Javi, me parece a mi que es un poco sinvergüenza, porque antes de estar con mi sobrina, ya había estado antes con su amiga Irene, y antes con Jaiza. Y todos se llevan bien, que es lo más curioso del tema.

Dice que le pidió ser su novia en el recreo antes de la clase de gimnasia y, que desde entonces son novios, pero sólo en el recreo, porque todavía no le ha invitado ir al cine.

¿Qué no le ha invitado ir al cine y a comer palomitas? Yo no lo entiendo, de verdad, vaya relación más rara. Pues si no la lleva ahora, que están empezando, no sé que va a pasar dentro de unos años, si este asunto va a mayores.

Claro, como hay cosas que no les va a contar a sus padres, y yo me muero de la curiosidad, le he preguntado cuando estábamos solas si ya la había besado. Si vierais como se ha echado a reír y me ha dicho con esa voz cursi que me deshace "No, tita, no".

Bueno pues a lo mejor el niño no es tan caradura y le está respetando, lo cual me agrada bastante, porque ya tendrá tiempo de besos, caricias y demás arrumacos. Mira, ya no me cae tan mal.

De todas las formas no me fío mucho yo de esta relación, que mi sobrina es un poco inocente, y este niño tiene siete meses más que ella. Esa diferencia de edad me preocupa . No sé si llegarán a entenderse bien.

Aunque vale , que el amor no tiene edad y todo eso, pero jolines que soy su tía y madrina y me tengo que preocupar por ella y porque no le hagan daño.

Menos mal que sigue jugando con muñecas, que si no....´

Me gusta cuando se va a mi armario y ve mi ropa y me dice tita ponte esto, que es muy bonito. y juega con mis pulseras, y se las pone y se mira a espejo. La veo a ella, y me veo a mi, cuando era pequeña y hacía lo mismo con mi madre. Y entonces se me cae la baba (litros y litros y más litros de baba).

No se quién es más niña, si ella o yo, porque nos ponemos a discutir y no paramos, y a mi me encanta chincharla para que os voy a engañar, y sé que a ella también le gusta, porque al final de nuestras peleas siempre acabamos riéndonos.

Mañana nos iremos de compras, a ver ropa, buf, la que me espera, me pondrá la cabeza.... Y es que le encanta ir de compras y probarse cosas, y claro, luego está el otro aspecto, que su tita, al final, no sabe decirla que no.

Si es que me saca de todo. Ahora, le he dejado claro una cosa: NO PIENSO COMPRARLA NINGÚN JUEGO MÁS DE LA NINTENDO, se ponga como se ponga, ya se puede tirar al suelo, patalear, gritar, que me da lo mismo, no se lo compro y punto.

Aunque ella muy buena, me ha dicho que no, que no me lo va a pedir, pero la conozco y la última vez me saco uno de perritos, para cuidarles o algo así. Pero si luego no quiere ni sacar a mi perro de paseo. Que no y que no y mejor que me vaya mentalizando para mañana, porque seguro que lo pide.

¿La verdad? Os lo confieso, no quiero que crezca, sobre todo tan rápido. Si parece que fue ayer cuando la vi con esos ojitos de ranita que tenía, cuando sólo llevaba aquí unos minutos.

Fue conocerla y saber que siempre la querría pasase lo que pasase. Aunque, a veces, me dan ganas de matarla sobre todo cuando se pone tonta con la comida. No entiende que hay que comer de todo (aunque su tita no lo hace, pero eso es un secreto entre vosotros y yo, y ni se os ocurra decírselo a Nerea).

La última fue ayer. Estábamos en casa de mis padres y sin querer se me escapó una palabrota (vale, dije hostias), y claro rápidamente a chivarse a mi madre "Abuela, mira lo que ha dicho la tita Ana".

Si lo que me sentó peor no fue que le pareciera mal que dijera una palabrota (los niños no tienen que decirlas). Lo que me jorobó fue que se lo dijera a mi madre y que me regañaran.

Será chivata la niña. Así que cuando nos quedamos solas la cogí y la dije "Mira sobrina, la tita Ana tiene 36 años y a su edad se ha ganado el derecho de decir lo que le de la gana, y como te vuelvas a chivar, le digo a mi hermano, que es tu padre, que tienes novio, y ya veremos que es peor"

Y, claro, luego a reírnos las dos, porque, al final, ya os lo he dicho, siempre acabamos riéndonos.




lunes, 23 de febrero de 2009

SUEÑOS Y MUSICA

Hoy he estado especialmente sensible. Que suerte tuve de no tener que ir a trabajar.

Ha sido de esos días en los que una melodía consigue emocionarte. Y de eso trata esta entrada.

Espero que os guste:

Quisiera soñar con una música que durase siempre en mi alma, para no olvidar mi sueño.

Quisiera que sus notas me acariciaran cada noche, mientras duermo, y se posaran en mis labios.

Quisiera sentirla mía, como una parte de mí, para así poder compartirla.

Y susurrarla en una caricia, y no tener que decir nada.

Quisiera que me emocionara, y por fin desnudarme, y no tener que fingir.

Quisiera llorar con ella y sentir ese nudo y estallarlo.

Quisiera que mientras suena...

Quisiera que mientras sueño...

Y, ahora, os regalo una melodía, de la banda sonora de una de mis películas favoritas, Cinema Paradiso, "Love Theme".

Espero que os guste y un besito de luna oscura para todos.


<

domingo, 22 de febrero de 2009

DEDICADO A MI PADRE.



Vaya cuatro años nos lleva dando mi padre. Peor que un niño chico, os lo digo, y es que desde que se puso tan malito, el pobre casi no ha levantado cabeza.


Dos veces casi nos le entierran los médicos. Pero él que quiere dar guerra, nada, a llevarles la contraria. Y la verdad, cuánto me alegro de que lo haya hecho.


Es que es muy cabezota mi padre, más que yo, y si dice que no se muere, pues no se muere. Y no le lleves la contraria porque en la discusión nadie le gana.

Si el año pasado alguien me hubiera dicho que llegaríamos a celebrar su cumpleaños, no me lo hubiera creído, pero mira, hoy veintitrés de febrero de 2009 cumple 66 años. Y yo a celebrarlo con él, con mi niño chico. Aunque ayer ya hicimos fiesta, y nos juntamos casi todos. Pero hoy no se escapa de mi beso.


Mientras nos comíamos ese asado que tan rico le sale a mi madre, mi padre hizo un discursito, del tipo de navidades, "a ver si el año que viene también nos podemos juntar" y todas esas cosas que él siempre dice en estas ocasiones. En un momento me miro con esa complicidad que tenemos los dos (Porque mi padre y yo, os lo confieso, somos como telepatas, que basta un cruce de miradas para saber lo que estamos pensando) y no pude evitar emocionarme.

Cuando no sabes cuánto puede estar contigo un ser que quieres, acostumbrarte a la idea de que algún día tienes que despedirte de él, es dura. Pero ahí está el error. Yo, aunque me ha costado, he aprendido a intentar no pensar en ello, y disfrutar como lo hace mi padre, de cada día como si fuera una vida entera.

Desde que salió del hospital (está es la temporada más larga que ha estado en casa), está terminando todos sus deberes, todas las cosas que si se hubiera ido, hubieran quedado en el aire.

Ordenó todos sus papeles, todas sus cartas, se reunió con todos sus hermanos y sus seres queridos, consiguiendo él más difícil todavía, juntarnoss a sus cuatro hijos, sin que fuera boda, bautizo o funeral (uno de los días más emocionantes de mi vida que, sin duda alguna, ha quedado grabado en mi interior).

Si resaltase dos cosas de lo que me está impresionando mi padre. Serían estas:

Primero, que aunque siempre le ha costado exteriorizar sus sentimientos, en este tiempo nos ha abierto su corazón, y que sorpresa tan grande, encontrarnos con un ser tan lleno. Que pena, a veces, llegar a situaciones extremas para darnos a conocer.

Segundo, que nunca es tarde para cumplir los sueños. Y él ahora ha vuelto a pintar, algo que desde joven no había hecho. Y si vierais que bien lo hace. Me ha prometido que para mi cumpleaños me pintará algo. Y con lo cabezota que es, lo hará.

Con él aprendo que tengo que intentar cumplir mis deseos porque la vida es corta, y aunque nunca es tarde para hacerlo, nunca sabes si mañana será demasiado tarde.

Papá que se que te enfadas cuando te llamo dos o tres veces al día para preguntar como estás, y que dices que soy una pesada y que empiece a vivir mi vida. Que lo sé, que soy una pesada pero es que te quiero mucho y espero que sigas siendo tan cabezota como hasta ahora, y que no des más guerra en una temporadita, a ver si ésta es la más larga.

O mejor, danos guerra, toda la que quieras, no dejes de hacerlo, por favor.

"Enseñarás a volar,

pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar,

pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir,

pero no vivirán tu vida.

Sin embargo... en cada vuelo,

en cada vida, en cada sueño,

perdurará siempre la huella del camino enseñado."

Madre Teresa De Calcuta






BUSCANDO GIFS PARA VOSOTROS.


Si es que todavía soy muy novata en esto. Llevo varios días buscando cositas para animar mi blog.

En esa búsqueda He encontrado algunos Gifs y me he acordado de vosotros

Así que si os gustan, este es mi primer regalo (aunque lo tomo prestado, ya me gustaría hacerlos a mi. Pero quién sabe, todo puede llegar).

Este primero es para mi Amiga del Rincon de Mari. Porque ayer hablamos de carnavales y tu comentario me llegó hondamente, no sabes cuánto.



Este es para Noe, y esos pequeños soles. le vi y no sé, me gustó y pensé en tí. Es pequeñito y seguro que encuentras un lugar para colocarlo.



Para Mariangeles y esa Lola que me encanta, éste otro. Ya estoy deseando leerte otra vez.


Este es para Ferip, porque aprendo mucho con su blog. Aunque fijate este gif tenía que moverse, y no consigo saber por qué no lo hace. Un besito y muchas gracias por ayudarnos.



Para hargos, porque sus poesías están llenas de fuego y corazon. Tus locuras me encantan.



El último es para Lilium & Lilith, porque compartimos el gusto por la luna. No sé sí tendrás este. Un besito.

Para vosotros y para los demás que estáis aqui (ya os encontraré algo también para vosotros) os mando un enorme beso.

Os estais convirtiendo en parte de mis días.

sábado, 21 de febrero de 2009

CARNAVAL, CARNAVAL, CARNAVAL TE QUIERO





Si es que todos los años pasa lo mismo.

Dos semanas antes de que llegué, mis amigos y yo decidimos no disfrazarnos, que ya somos demasiados mayorcitos para hacerlo.

Sinceramente, creo que la edad no tiene nada que ver con esta decisión, pero bueno, quizás es la mejor excusa para no sentirnos algo ridículos.

Pero ¿Cómo nos podemos engañar tanto? Si al final cuando salimos y vemos lo que está disfrutando el resto de la gente, que no se plantea este tipo de tonterías, sentimos una envidia atroz, y es cuando de verdad parecemos ridículos. (Vaya nochecita me espera).

Pero si precisamente en carnaval, la gente se disfraza para con esa mascara poder hacer lo que normalmente, a cara descubierta, no haría. Pero si es una ocasión única de ser quién de verdad somos sin que nadie lo sepa.

Y claro, decidimos que el año que viene nos disfrazamos. Ya, seguro, como todos los años. Yo me pidó éste, yo me pido el otro. Por supuesto decidir, decidir, pero el mío no me lo quitais: Yo iré de mujer de epoca, con un vestido como los que llevaban en la película de "Las Amistades Peligrosas", pero con antifaz, para poder ser yo.

Algún día me lo compro, ya vereis, y ese día me lo pongo y salgo con él a la calle, y me va a dar lo mismo que sea carnaval o no.

Si es que me lo tenía que haber comprado hace mucho, pero al final, me pasa como con los carnavales, que parece que nunca llega el momento. Aunque espero y deseo que llegue. Quizás el año que viene.

A todos los que os disfrazais esta noche y vivis los carnavales, y sois auténticos: QUÉ ENVIDIA MÁS GRANDE ME DAIS. Como me gustaría ponerme un antifaz y compartir esta noche con vosotros.


jueves, 19 de febrero de 2009

YA HE TOMADO UNA DECISIÓN. LOS PELUCHES SEGUNDA PARTE




Después de plantearos este problema, de escucharos atentamente, y de escucharme a mi, he tomado una decisión. Y tengo que cumplirla firmemente.


He decidido que conmigo se queda Peny (es que de ella si que no puedo desprenderme, la vaquita (porque me la regalo una amiga a la que quiero mucho), el perrito marron con las orejas largas, y el hipopotamo (ya os dije que tenía muchos y decidirme ha sido muy dificil).

Estos serán siempre, siempre míos, aunque si alguien viene a mi casa y quiere jugar con elos se los prestaré con sumo gusto.

Del resto que me queda que todavía son algunos, he decidido hacer tres lotes:

Primer lote: una nancy, y varias muñecas que andan guardadas en una caja, se las voy a regalar a mi sobrina, junto con sus correspondientes vestiditos y accesorios varios. Espero que las disfrute tanto o más que yo. Peluches no le doy ninguno que todavía no le hacen gracia.

A mi me encantaba jugar con muñecas y a ella también, así que se las regalaré con la reserva de que me las cuide bien o si no, mi furia caerá sobre ella (que si, que lo sé, que no sería capaz, que se me cae la baba. Es que es mi niña y me ablanda el corazón cada vez que la veo. Aunque discutimos mucho, sobre todo de novios).

Segundo lote: las dos nancys que me quedan, junto con mi chiquitina, un barriguitas y varios peluches, he decidido guardarlos en casa de mi madre, por si viene esa niña que algunos habeis dicho que puede venir. Yo no lo tengo claro.

¿Mi madre? tan contenta porque le encanta mi coneja Berta y ya me ha dicho, que a esa no la guarda en ningún armario que le va a poner en una habitación, sentada en una silla.

Tercer lote: el resto de muñecas y peluches, he decidido limpiarlos bien, y buscar una asociación que busque regalos para los niños más desfavorecidos. Y por supuesto, entregarlos.

Creo que es una decisión bastante ecuánime, teniendo en cuenta lo que me cuesta desprenderme de ellos

El día que empiece a embalarlos estoy segura que más de una lagrimilla se me va a escapar, pero bueno este momento tenía que llegar y siempre me quedará Peny para poder abrazarla.





martes, 17 de febrero de 2009

¿QUÉ HAGO CON MIS PELUCHES? NECESITO AYUDA.






Ayudadme por qué no se qué hacer.

Siempre escribo, desde mi casa, en la habitación que me traje de casa de mis padres. Yo lo llamo el cuarto de plancha, o mejor de la ropa amontonada, porque a mi planchar, lo que se dice planchar, como que no me gusta. Vamos, lo odio.

Es la habitación en la que empezaron todos mis sueños. Y claro, cuando tuve mi casa, quise que se viniera conmigo y le hice un hueco.

Está casi como cuando era una adolescente, y sobre la cama: Peni (la última muñeca que me trajeron los reyes magos), cinco conejitas y un oso de peluche que si le aprietas el pie, suena la canción de Titanic). Aunque la verdad es que tengo más. Vale, jolines, lo confieso, tengo muchos.

A veces me dan ganas de dormir en esa cama, será la nostalgia, pero me resisto a ella y además es que me he acostumbrado a mi cama grande. Es que se duerme muy bien, y encima hace poco me compré una almohada de látex (os la recomiendo, pero no la mía, que esa es todita para mi, y en eso soy muy egoísta)

Bueno, ya me estoy yendo por peteneras, lo sé. El tema es el siguiente, varias personas, entre ellas, mi amiga Miriam, me han planteado que me deshaga de ellos, y llevo días pensándolo.

Miriam dice que podía donarlos a una parroquia para que se los dieran a otros niños que, a lo mejor, no han tenido tanta suerte como yo. La verdad es que pienso que sería lo más acertado, pero, vuelvo a ser egoísta, no sé cómo me sentiría de saber que ya no los iba a volver a ver. Y por otro lado pienso que sería algo bonito, sobre todo si pienso que otros niños podrían jugar con ellos (yo, la verdad, no juego con peluches, aunque a veces, no me resisto y estrecho a peni entre mis brazos, es que es como un bebé, y, además es tan blandita).

Otra opción sería llevarlos a casa de mis padres, que ellos tienen más sitio que yo, y ocultarlos a los ojos de los que me miran como una cría cada vez que vienen a mi casa. Que lo sé, que tengo 36 años, pero qué le voy a hacer.

La tercera opción es regalárselos a mi sobrina Nerea, pero es que visto como trata a sus muñecas, no podría soportar ver a mi peni mutilada.

Sé que tengo un problema, me cuesta deshacerme de cosas que en su día fueron importantes para mí, y con los peluches me pasa lo mismo, recuerdo quién me los regalo, cuándo, dónde, y no sé, la verdad, es que en general me cuesta deshacerme de los regalos que me han hecho.
Y al mismo tiempo sé que a este paso mi casa se convierte en el museo de los peluches y las cajitas (es que también colecciono cajitas, aunque de verdad, ya les he dicho a los que me conocen que no me regalen más que tengo una casa muy pequeñita, y no estoy en condiciones de ampliarla).

Sé que el problema que planteo es algo infantil y tonto. Que hay otras cosas más importantes a nuestro alrededor, de las que debería preocuparme, pero que conste que también lo hago, aunque me entristecen más.

Y el problema de mis peluches, es un problema que me recuerda a mi infancia, a mi adolescencia, a no querer ser mayor aunque lo sea, a ser rebelde con la edad que tengo y con lo que se supone que debo ser a mi edad.

Pero ayudadme, no obstante, aunque sé que de Peni y de mis nancys no podría nunca deshacerme, y algún día si queréis os cuento por qué.

Y llamadme fetichista si os da la gana. Hoy os dejo que lo hagáis.


REFLEXION ANTE LOS ULTIMOS ACONTECIMIENTOS QUE RODEAN EL ASESINATO DE MARTA

Esta será mi primera entrada en el día de hoy.

Durante estos días he compartido, leyendo algunos de vuestros blog, la indignación por el asesinato de Marta. Yo no me sentí con fuerzas para escribir.

Hoy leí algo en El Baul de los Sonidos que va más allá de todo lo leído. Me gustaría que lo leyerais.

Yo me quedo con unas frases, de mucha fuerza.

¡SUPEREMOS LOS MIEDOS HOMBRES DEL SIGLO XXI! CREEMOS UNA SOCIEDAD IGUALITARIA DONDE LA FUERZA BRUTA NO PERMITA HACER DEL TODO VALE UN REGUERO DE SANGRE CON NOMBRE DE MUJER. PONGAMOS FRENO A LA INJUSTICIA DE ARRANCAR UNA VIDA Y DEJEMOS DE SER COARTADA DE DELINCUENTES. PIDAMOS JUSTICIA CONTRA LOS MALHECHORES Y POR QUE NO, RECEMOS POR SU ALMA, PARA QUE NO TENGAMOS QUE REZAR POR EL ALMA DE LAS MUJERES QUE SE FUERON.

lunes, 16 de febrero de 2009

LO SE PAREZCO LA MUJER DEL TIEMPO








Bueno vamos a ello.


Hoy ha sido un día lleno de sol, otra vez.


Lo sé, parezco la mujer del tiempo, pero que le voy a hacer. Si es que lo primero que hago cuando me levanto es mirar por la ventana a ver qué día me espera.


Hace un par de años llovió y mi corazón se desgarró con cada gota de lluvia. Así que cuando llueve, nunca cojo el paraguas, aunque voy con cautela. Sobre todo si no sale en todo el día. Entonces intento por todos los medios ocupar cada segundo del día para no tener que pensar. “Siento la lluvia fría, y como sus gotas congelan mi alma”



Y sin embargo, es curioso, me enamoro con cada tormenta de verano. Así que si es verano y llueve, sé que será un día lleno de sensualidad y desearé que llueva, y que el agua moje mi piel. Y mi enamorado que se prepare, porque estallaré con los truenos, y me deseará con cada relámpago. Así de grande es mi sensualidad cuando me mojo por culpa de esas tormentas que tanto me gustan. “Tormenta de verano, estalla en mi, moja mi piel, y deja que él me vea”



El viento. Me aturde y, a veces, me da miedo, sobre todo cuando sopla fuerte y yo estoy sola en mi cama. No sé por qué, todavía no le he encontrado explicación. Poner algo de música suave entonces, me calma. Pero cuando me pilla fuera de casa, intento no pensar en él, aunque me empuje y me arrastre, pero es difícil no pensar. “Viento, para, no me asustes”





Y sin embargo, me encanta la brisa del mar; sentirla en una mañana temprana sobre mi cara, acompañada de una taza de té, puede ser un momento de inspiración segura. “Sentí la brisa y no pude parar de escribir”



De la nieve, podría contaros mil cosas, como mi último viaje a Rumania cuando paró el tren en la estación de Brasov, y contemplé uno de los paisajes más hermosos que he visto lleno de abetos enormes de plata. También podría deciros que tan solo hace unas semanas hice un muñeco de nieve, porque aunque es raro que nieve en Madrid, este año ha nevado mucho, más de lo que yo recordaba. La nieve es también alegría, a pesar del frío. “Vi la nieve y me sentí más blanca que nunca”



Sin embargo, la niebla no me gusta, me angustia no poder respirar, y con la niebla no lo hago. No veo, casi no siento, no respiro. Prefiero no recordar la niebla. “Sentí la niebla y no me vi”

Pero es el sol, y el que me conoce ya, lo sabe, el que me da la energía. Aunque también hubo días de sol tristes, pero esos los trato siempre de olvidar. Y del sol, jolines del sol ya te hablé. “Soy la luna, pero el sol me da la vida”.

Bueno pues al final he terminado la entrada de hoy, ahora a buscarle un título, una foto, una canción.

Me está empezando a gustar esto de escribir y que me leas y que me leais.

Besos de sol, aunque ya sea de noche.



domingo, 15 de febrero de 2009

DEDICADO A LINA, EN SU CUMPLEAÑOS.




Hoy, mi madre cumple 64 años, y es tan joven (me gustaría que la vieras).

A su edad, como todos los que la tienen, ha pasado por mucho en su vida (quizás por demasiado), pero lo lleva con entereza, elegancia y alegría, sobre todo alegría.

No se si lo sabe, pero es mi mejor amiga, sin duda alguna, y, aunque siempre le gusta permanecer en el anonimato, así de modesta es, sin darse cuenta deja huella en las personas que la conocen ( en mí la más honda, o a mi eso me lo parece).
A veces, se enfada conmigo. Es la única, entonces que me llama Ana Isabel.

Recuerdo cuando era pequeña y me decá "Ana Isabel, ven aquí". Madre mía lo primero que pensaba era "Dios, a ver qué he hecho esta vez".
Ahora me hace gracia. Aunque, no te creas, todavía me llama Ana Isabel, pero de verdad que intento que no me lo tenga que llamar.

Últimamente, no nos vemos tanto como se que a ella le gustaría, pero es que durante casi cuatro años hemos sido la una para la otra como un bastón. Y ahora que no estamos tan solas, nos hemos tomado unas pequeñas vacaciones. Así luego cuando tengamos que volver a estar juntas tendremos más cosas que contarnos.

Pero que hablamos todos los días..., a ver qué te has pensado. Nos lo cotorreamos todito todo (vale, vale, todo no se lo cuento, jolines que es mi madre).

No me cabe la menor duda, le daría mi existencia si ella me lo pidiese, o sin pedirlo, la necesitase, y no es un decir, porque ella es mi pilar de vida, y no porque me la haya dado, porque como dice ella "No se es más madre por parir". Sólo conocerla ha sido el regalo del que estoy más agradecida y la vida se me hace poco para ella.

Me gusta cuando habla y no para de hacerlo, y cuando me río con ella, y entonces no paramos las dos.

Pero lo que más me gusta es el orgullo que siento cuando la gente que la conoce me dice "Qué madre más chula tienes". Y es que lo es y tengo esa suerte.
Otro recuerdo de mi infancia. Ahora me viene a la mente, cuando de niña, y no tan niña, venían amigos a casa a verme, y al final parecía que habían venido a verla a ella, y nos los pasábamos genial.

El año pasado, en el hospital (no digo cual, pues tuvimos que ir a varios, y en todos paso lo mismo), tenías que haberla visto, como a pesar de nuestro mal momento, sacaba, no se de qué parte de su interior, animo para otros enfermos y sus familias, cuando había días que eran difíciles de enfrentar para nosotras.

¿Y lo que ha aprendido de términos médicos? Con eso, a veces, nos reimos mucho. Entre las dos podríamos escribir un manual de concetos médicos extrañísimos de gra ayuda para los que son novatos en los hospitales. Quizás algún día lo hagamos.

Fueron días de estar muy solitas, pero ahí estábamos, y, nuestros cafés, malísimos de máquina, de nuestros mejores momentos.

Incluso en esos días tan dificiles, tratábamos de encontrar momentos para reír.

Mamá vamos a reírnos un poco, otra vez: Qué malito estaba papá, y que pedazo de bocadillos de calamares nos metíamos entre pecho y espalda (eso que no teníamos hambre....).
Así es mi madre, y así soy yo, en parte como ella, hasta de los peores momentos hay que sacar algo positivo, algo que nos haga reír, porque a veces de la risa se sacan fuerzas.

¿Quieres hacerla feliz? Regálale bombones, caramelos, piruletas, no le hace asco a nada dulce. Es una golosa de mucho cuidado (sí lo eres mamá y quién te conoce bien, lo sabe).

Si es que disfrutas más que los niños con un martillo de caramelo entre tus manos, y cuánto más grande, mejor.

¿Un libro? Tampoco le viene mal, se lo lee todo. Y con las películas pasa lo mismo. Ayyyy mamá, que sentimentales somos, como dices tú "de lagrima fácil".

Bueno que quedan muchos cumpleaños por felicitarte, y si lo cuento todo ahora de ti, no sé que voy a contar el año que viene.

Que te quiero mucho, y lo sabes tonta.

Y que me alegro de compartir tus días y poder darte un beso muy fuerte, y todo el cariño de una hija en él.

FELICIDADES.





sábado, 14 de febrero de 2009

POEMA DE BORGES A LOS AMIGOS. DEDICADO ESPECIALMETE A UNA NUEVA AMIGA Y A LOS QUE YA LO SON Y QUIERAN SERLO.







Lo prometido es deuda, Noe, y tomo prestado lo dicho. (Aunque si tengo que ser sincera, ayer ya se lo mande a alguién).

Sin duda alguna, pensar que he podido encontrar una amiga que comparte conmigo la sensibilidad en, quizás para algunos, pequeñas cosas, es uno de los mejores regalos de este día.

Por cierto San Valentín no ha podido elegir mejor día para visitarnos. Aquí en Madrid luce un sol precioso, y dan ganas de, simplemente eso, sentirlo y compartirlo; también compartirlo.

Y ahora sí, el Poema de Borges que tanto me ha emocionado.

"No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida,ni tengo respuestas para tus dudas o temores,pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

No puedo evitar que tropieces.Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.

No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar,pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.

No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón,pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.

En estos días pensé en mis amigos y amigas,entre ellos, apareciste tu.No estabas arriba, ni abajo ni en medio.No encabezabas ni concluías la lista.No eras el numero uno ni el numero final.Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero,el segundo o el tercero de tu lista.Basta que me quieras como amigo".

¿Sinceramente? Yo nó podría describirlo mejor y me encanta poder sentirlo dentro de mi.




Y ahora un recuerdo a Mona Bell y a este día.



viernes, 13 de febrero de 2009

LA EMOCIÓN Y LA VERGUENZA DE SENTIRLA







Es extraño por qué cuando nos emocionamos pensamos que los demás se pueden reir de nosotros. Y es que, a veces, tenemos un sentido del ridículo…. Si ya somos mayores, si a todos nos pasa lo mismo.



Pero si es algo normal. Además, emocionarse es lo mejor que nos puede pasar.



¿Qué parecemos más vulnerables? Ni de broma. Yo pienso que nos hace más humanos, más sensibles, más personales.



Me encanta cuando una canción, una película, un libro consigue emocionarme, llenarme por dentro de tal forma que tiene que salir hacia fuera, en forma de sonrisa, de lagrimas, de ganas de gritar. Es hermoso. ¿No?



Me encanta como empieza, como cambia la temperatura de mi cuerpo, como se convierte en un pequeño nudo en el estómago, que sube hasta mi garganta, como me eriza la piel, como acelera mi corazón. Es que hace que me sienta por dentro.



Aunque la verdad, yo, a veces, me emociono fácilmente. ¿Qué le voy a hacer? Soy así de sensible, si quieres, sensiblona. Me da lo mismo, llámame como quieras, y si me llamas Ana mejor.



Bueno pues hoy estaba escuchando algo de música brasileña, la verdad es que ahora empiezo a descubrirla de verdad. Y me he encontrado con una cantante con una voz preciosa. Se llama Elis Regina. Estaba escuchando Águas de Março y pensando lo bien que canta, cuando me he enterado de que había muerto. Dios me he emocionado escuchándola, pensando el maravilloso legado que nos ha dejado y la rabia de que no nos haya dejado más. Pero eso pasa cuando alguien nos impresiona, nos emociona.



Sin duda alguna hoy me he emocionado, y no me da vergüenza decirlo. Y tú ¿serías capaz de reírte de mi emoción? Yo, de la tuya seguro que no, me encanta que la gente se emocione y ser testigo de ello. A veces, eso me emociona más incluso.








jueves, 12 de febrero de 2009

JUEVES OPTIMISTA




Hoy salió el sol como me gusta a mí.


Me encantan estos días, en los que sientes que eres capaz de todo lo que te propongas.


Hace un rato hablaba con un amigo, con el dueño del baúl de los sonidos y me comentaba que él también estaba lleno de animo. Con ganas de emprender nuevos proyectos, con nuevas ideas. Me encanta hablar con él. Es una persona muy emprendedora que, sin saberlo, me motiva.


Te lo digo, es un día especial en el que la luna oscura deja de ser tan oscura y se convierte en un sol lleno de optimismo.


Hoy soy el sol, desde luego que sí. Y soy más yo que nunca. Un yo lleno de vitalidad, de ganas de devorarlo todo, de beberme la vida, llena de deseo… y de miles de sonrisas por regalar.


Y cuando llegue a casa saldré otra vez a dar un paseo porque hoy quiero disfrutar cada segundo de luz.
Y por supuesto, una canción.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Ayer... Hoy... Y Siempre


Quise recordar cómo me sentía hace muchos años, cuando escribía casi sin pensar, cuando no era difícil hacerlo.


¿En qué momento me perdí de estos años? ¿En qué momento deje de ser la chica que vivía para contar lo que sentía?


Creo que fue en el momento en que me sometí a una vida vulgar de trabajo y día a día, quitando importancia a detalles que entonces fueron mi vida.


Creo que fue en el momento en que la cotidianeidad de los días lo invadió todo. Y ahora que nada es cotidiano, que todo está cambiando quiero recuperar ese sentir porque dentro de mí sé que existe.


Quiero volver al Barbieri, sola, como antes lo hacía. Quiero poder tomarme un café despacio, porque mi soledad no me agobie, y no me sienta extraña porque los demás están acompañados. Quiero disfrutar de ese momento, entregarme a mis pensamientos, sentirme algo bohemia. Porque sé que años atrás algo lo fui.


Quiero pasear por el prado, ver mi Jardín de las Delicias, porque siempre será mío y perderme en las imágenes que tanto me perturbaron.


Y quiero ir a mi otro jardín al Botánico y volverme a encontrar en el rincón que tanto me gustaba. Qué recuerdos de esas tardes con Eva y Meme.


Quiero sentir los veinte años, aunque ya hayan pasado porque dentro de mí sé que no los he perdido.


Quiero vivir mi nostalgia porque con ella puedo volver a sentir.


Y ahora que me siento nostálgica me acuerdo de El Canario. Mi Bohemio. El que me regalaba poesías a cambio de un café.


Ayer… Hoy… Y Siempre.


Ayer…
Días que volaron.
Hoy…
Días que se mecen
Al compas de un tiempo.
Y siempre…
Siempre perdurará



Y por supuesto una canción, esta vez de recuerdos.

martes, 10 de febrero de 2009


Hoy me apetece incluir la letra de una canción que me gusta, porque a mí la música me encanta, y compartirla más.

LETRA DEL COLECCIONISTA DE CANCIONES

Tú coleccionista de canciones
Dame razones para vivir
Tú la dueña de mis sueños
Quédate en ellos y hazme sentir
Y así en tu misterio poder descubrir
El sentimiento eterno.

Tú con la luna en la cabeza
En lugar en donde empieza
El motivo y la ilusión de mi existir
Tan solo tú solamente, quiero que seas tú
Mi locura, mi tranquilidad y mi delirio, mi compas y mi camino
Solo tú solamente quiero que seas tú
Y pongo en tus manos mi destino por que
Vivo para estar siempre, siempre, siempre
Contigo amor......

Tu coleccionista de canciones
Mil emociones son para ti
Tu lo que soñé en mi vida entera
Quédate en ella y hazme sentir
Y así ir transformando la magia de ti
En un respiro del alma

Tú con la luna en la cabeza
En lugar en donde empieza
El motivo y la ilusión de mi existir
Tan solo tú solamente, quiero que seas tú
Mi locura, mi tranquilidad y mi delirio, mi compas y mi camino
Solo tú solamente quiero que seas tú
Y pongo en tus manos mi destino por que
Vivo para estar siempre, contigo........

Ya no queda más espacio en mi interior
Has llenado de ti cada rincón
Es que por ti que con el tiempo mi alma
Siente diferente...

Solo tú, solamente, quiero que seas tú
Mi locura, mi tranquilidad y mi delirio, mis compas y mi camino
Solo tú solamente quiero que seas tú
Y pongo en tus manos mi destino por que
Vivo para estar siempre, siempre, siempre
Contigo amor......



lunes, 9 de febrero de 2009

La Necesidad.


Siento la necesidad de comunicar algo a alguien, pero no sé a quién.

Algo que está dentro de mi, que aprisiona mi modo de pensar, mi modo de ser.

Algo que no se explicar muy bien pero que está aquí, junto a todo lo que soy.

Y es este el momento que he decidido para revelarlo.

Porque es eso, una revelación extraña. Es en este preciso momento y no en otro. Y es esto lo que me produce un deseo.

¿Te ha pasado a ti alguna vez?

Es como el deseo de gritar al pie de un acantilado, de exponer tu ser en un grito de comunión con el aire.

La Agonía

Desperté de un sueño que nunca acababa, y me sentí aún más prisionera.Había deseado alcanzar la realidad y fue la realidad la que me alcanzó a mí, con un golpe certero.

Mis ojos se abrieron por primera vez, y por primera vez me enfrenté a la verdad de mi vida. Y mi boca se cerró. Sólo mi mente hablaba casi de forma inteligible; se amontonaban las palabras.





Vi por primera vez el color negro, con una negrura implacable. Y, aunque quise buscar algo de luz, la habían escondido.


Sentí el mareo del deseo y viví una nausea.


Estaba sola, nunca lo había estado.


Sólo el sueño podría salvarme, pero estaba demasiado cansada, demasiado sola para cerrar de nuevo los ojos. Ni siquiera podía imaginar otra cosa. Lo intenté, pero, como en una pesadilla, volvía a abrir los ojos, y me volvía a sentir atrapada en mi futuro.


Era la agonía del escritor. Por fin lo sabía, y cuando de verdad lo comprendí, volví a soñar, esta vez consciente y con un lápiz en mi mano, pude describir la angustia, y la angustia se desvaneció.










Desde ese terror alcance mi dicha.